Preparación positiva en el ‘tocho’

Deportes 02/06/2014 00:21 Actualizada 08:37

Los equipos infantiles de los Gatos Salvajes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), comenzaron los partidos amistosos de preparación, previos al comienzo de la temporada 2014 de la Liga Futbol Americano del Estado de México A.C. (FADEMAC).

Las seis categorías tuvieron actividad este fin de semana y el balance fue totalmente positivo, pues se lograron las cinco de seis victorias posibles ante los Raiders de Arboledas, tres el sábado como visitantes y dos el día de ayer en el campo de la Unidad Deportiva de la UAQ.

La jornada en Querétaro empezó a las 8 de la mañana con el primer encuentro del primer scrimmage de dos, antes del arranque de la temporada regular que se extenderá hasta el próximo 28 de julio.

Los primeros en pisar en campo fueron los integrantes de la categoría Irons. Fue un buen partido, con interesantes avances de ambos conjuntos, pero finalmente la victoria se la quedaron los visitantes, con marcador final de 21 a 14.

La siguiente categoría en entrar al campo fue Rabbits, un partido más cerrado, con buenas aportaciones de las defensivas, que terminó sin registro de anotaciones.

Pasado el mediodía del domingo, se celebró el partido que cerraría la preparación de los equipos queretanos, y lo hicieron con triunfo los jóvenes de la categoría Tauros, con marcador de 6-0.

Un día antes, en la Cueva del Pirata, casa de Raiders, los queretanos de Falcons, Hornets y Ponys, lograron respectivas victorias, con las que se confirmó que el trabajo realizado va por buen camino.

Este 2014, el objetivo será superar los resultados del año pasado, pues las seis categorías en competencia fueron eliminadas y no lograron el pase a playoffs.

“La temporada infantil 2014 de Futbol Americano de Gatos Salvajes de la Universidad Autónoma de Querétaro está a punto de comenzar: el trabajo en escritorio, en campo, en entrenamientos, juntas, registros... está ya a todo lo que da, preparándonos para nuestros juegos de pretemporada y comenzar a vivir la emoción del campo de juego.