México

Deportes 02/06/2014 00:21 Actualizada 03:30

Miguel Herrera utiliza una formación 5-3-2, en el que el desempeño de los volantes ofensivos y laterales resulta esencial. Es difícil verlo hacer cambios importantes, pero si se necesita, puede jugar 4-4-2.

El único juego de la primera ronda en el que Herrera podría modificar el parado táctico, pero no la alineación, sería contra Brasil. Herrera sabe que le atacarán desde el primer minuto, por lo que podría invertir el triángulo en el mediocampo.

Para esto, Carlos Peña será fundamental, ya que su trabajo sería más defensivo, con Héctor Herrera o Carlos Salcido.

Contra Camerún, en el primer partido y en el último de la fase grupal, ante Croacia, mantendrá el 5-3-2 natural, donde Rafael Márquez es otra pieza insustituible. Diego Reyes y Héctor Moreno serán los otros dos zagueros.

En cuanto a la portería, José de Jesús Corona tiene la ventaja sobre Guillermo Ochoa. Paul Aguilar será el lateral derecho y Salcido, Miguel Layún o Andrés Guardado ocuparán la lateral izquierda. Peña y Marco Fabián jugarán como volantes ofensivos.

El ataque es la zona donde el entrenador tiene más dudas. Oribe Peralta parece ser el único que tiene un lugar seguro. Javier Hernández y Giovani dos Santos competirán por el otro puesto.