Croacia

Deportes 02/06/2014 00:21 Actualizada 03:30

Atrás quedaron los días de los experimentos tácticos que se le veían al despedido estratega, Igor Stimac, previo al repechaje hacia el Mundial ante Islandia.

Niko Kovac, el nuevo entrenador de Croacia es afín a utilizar un esquema 4-2-3-1 que se convierte en 4-1-4-1. Desde que asumió el cargo con esa formación, lo mejor de Luka Modric e Ivan Rakitic, ha quedado de manifiesto.

Stipe Pletikosa es la primera opción en la portería. El capitán Darijo Srna (lateral derecho) Vedran Corluka y Dejan Lovren (defensas centrales) y Danijel Pranjic (lateral izquierdo) integran la zaga del conjunto europeo.

Modric, del Real Madrid, y Rakitic, del Sevilla, son quienes estarán en la mitad del campo. Pero también se necesita un sitio para la estrella joven del Inter de Milán, Mateo Kovacic.

El trío actual es muy inteligente tácticamente y roba balones, aunque no ofrece “músculo”.

Otra de las dudas que tiene el técnico Kovac es a quién utilizar en su partido inaugural ante Brasil, cuando no tenga a su delantero estelar, el suspendido Mario Mandzukic, del Bayern Munich, quien sí estaría disponible contra la selección de México.

Todos los jugadores croatas elevaron su nivel en sus clubes durante esta temporada. Es decir, estarán en su pico más alto en la Copa del Mundo.