Se encuentra usted aquí

Forman parte de la realeza en SB

02/02/2015
12:10
-A +A

Glendale.— De niño, Tom Brady creció idolatrando a Joe Montana y soñando con poder ser como él. Ayer, el quarterback de los Patriots se recuperó de dos errores y guió a su equipo a una remontada de 10 puntos para sacar un triunfo 28-24 sobre Seattle en el Super Bowl XLIX y le dio a Nueva Inglaterra su cuarto campeonato igualando lo conseguido por el ex jugador de San Francisco.

Brady, quien lanzó un par de intercepciones, comandó una remontada de los Patriots en el cuarto final, al lanzar espirales de anotación para Danny Amendola y Julian Edelman para darle el cetro a Nueva Inglaterra, que con sus cuatro campeonatos se une a los Giants de Nueva York como uno de los equipos más ganadores de la NFL.

Brady, quien terminó el partido con 37 completos de 50 intentos para 328 yardas, también empató a Terry Bradshaw, de Pittsburgh, como los únicos quarterbacks en la historia con cuatro anillos de Super Bowl y rompió el empate que tenía con Troy Aikman.

Seattle buscaba ser el primer bicampeón desde los Patriots hace una década y estuvieron con ventaja de 24-14, cuando quedaban poco más de tres minutos en el tercer cuarto.

El momento era todo de los Seahawks, pero la defensa de Nueva Inglaterra paró el ataque de Seattle y puso a Brady en posición de conseguir el cetro que se le escapó en sus últimos dos Super Bowls, que perdió ante Giants.

Los Patriots dominaron al inicio del partido y apenas en su segunda serie montaron un ataque que avanzó 58 yardas en 13 jugadas y que llegó dentro de la yarda 20 de Seattle, pero Brady fue interceptado por Jeremy Lane en las diagonales, casi al finalizar el primer cuarto, que terminó sin puntos por séptima ocasión en la historia.

Ese fue el segundo pase fallado por Brady, quien hasta ese momento iba con nueve completos de 10 intentos.

La jugada fue costosa para Seattle, porque Lane, quien interceptó el primer pase de su vida, sufrió una lesión en el brazo y ya no regresó al juego.

Con una nueva oportunidad, Brady se reivindicó. Los Patriots marcharon 65 yardas en nueve jugadas, la más importante de esas fue una tercera y seis, cuando el quarterback de Nueva Inglaterra le mandó un pase de 24 yardas a Julian Edelman que puso la escena para que apareciera Brandon LaFell con una anotación de 12 yardas, cuando quedaban 9:47 en el reloj del segundo periodo.

El ataque de Seattle, que era inerte, revivió hasta la penúltima serie de la primera mitad, cuando Rusell Wilson se combinó con Chris Matthews en jugada de 44 yardas para poner a los Seahawks en la yarda 11 de Pats.

Wilson terminó el encuentro con 247 yardas, dos pases de anotación y una intercepción.

Ese pase a Matthews fue apenas el segundo pase completo de Wilson en ese lapso del encuentro, pero fue valioso, porque tres jugadas después, Marshawn Lynch empató el partido con una carrera de tres yardas, cuando restaban 2:16 por jugar. Lynch finalizó con 102 yardas

Los Patriots retomaron el momento del encuentro en su siguiente serie al recorrer 80 yardas en ocho jugadas. Brady coronó el ataque con una espiral de 23 yardas para el estelar ala cerrada Rob Gronkowski, quien hasta ese momento no había sido factor.

Con ese pase, Brady llegó a 11 para empatar la marca de Joe Montana con en Super Bowls.

La serie duró 1:45 minutos y dejó a Seattle con 31 segundos que parecían insuficientes para poder sacar algo, pero carreras en fila de Robert Turbin y de Wilson, de 19 y 17 yardas, respectivamente, pusieron a los Seahawks en terreno enemigo. Ricardo Lockette realizó una atrapada clave de 23 yardas, que combinado con un castigo por sujetar de la máscara contra Kyle Arrington puso a los monarcas de la NFC en la 11 de los Patriots.

Wilson le sacó réditos a la buena posición al mandar un pase de 11 yardas a Chris Matthews para mandar el encuentro igualado 14-14.

Seattle se fue al frente por primera vez en el encuentro con un gol de campo de 27 yardas de Steven Hauschka.

Un rostro familiar apareció al hacer una jugada grande, un poco después, cuando Bobby Wagner logró la segunda intercepción a Brady con poco más de ocho por jugar en el tercer cuarto.

Los Seahawks no desaprovecharon y ampliaron su delantera con una atrapada de tres yardas de Doug Baldwin, que puso la pizarra 24-14 con 4:54 en penúltimo periodo.

Brady encabezó una marcha de 68 yardas y se combinó con Danny Amendola en una jugada de cuatro, para acercase 24-21

La defensa de Nueva Inglaterra volvió a parar a Seahawks para darle una nueva oportunidad a Brady, quien no los defraudó y con un sostenido embate de nueve jugadas, los Pats avanzaron 61 yardas para ponerse al frente 28-24 con pase de cuatro yardas a las manos de Edelman para ponerse

Seattle peleó hasta el final, pero fue interceptado en la yarda uno por Malcom Butler para el cuarto título de Pats.