Se encuentra usted aquí

01/06/2016
01:52
-A +A

Rubén García quiere romper con la barrera excluyente de la NASCAR de Estados Unidos. Un serial que es muy celoso para aceptar a pilotos que no vengan del este de dicho país y, ya ni se diga, a extranjeros.

El campeón de la temporada 2015 en NASCAR México confía en que podrá hacerse de un lugar en esta celosa categoría, en la que corre de tiempo completo en una de sus filiales de desarrollo desde este año.

“Es un deporte que empezó siendo muy regional y nacionalista. Después empezó a crecer mucho el serial y se expandió por todo Estados Unidos hasta llegar al punto de cubrir el país completo. Han tenido que cambiar la forma de pensar. Ahora están en el punto en que ya se dieron cuenta que no solo están a nivel nacional, sino que es una categoría ya reconocida a nivel internacional”, comparte García, en charla con EL UNIVERSAL.

El piloto capitalino de 20 años actualmente corre en la división K&N Pro Series con el HDI Seguros Toyota, en lo que es su primera campaña en el país vecino del norte, en donde busca hacerse un lugar y terminar con viejos estereotipos.

“NASCAR ya empieza a abrir un poco más las puertas a extranjeros, latinos, afroamericanos, europeos y demás. Estamos en este proceso en el que empiezan a llegar pilotos de otros lugares. Hay que cambiarles el chip de que no sólo los de Estados Unidos pueden llegar a hacer un gran papel en las categorías de NASCAR, sino que hay mucho talento en otras latitudes, con muchas ganas de llegar y hacer un gran papel”, resalta el piloto de stock cars.

García Mateos cuenta con el apoyo del serial con su programa Drive for Diversity, el cual impulsa a jóvenes pilotos de grupos minoritarios con talento en la categoría. Es un apoyo en el que le consiguen auto y las facilidades para disputar una temporada completa.

“De entrada estoy agradecido por la oportunidad que me dan. Estoy también muy agradecido con NASCAR por depositar la confianza en mí. Tengo que aprovechar lo que más pueda esta oportunidad. Estas ocasiones se presentan muy pocas veces en la vida. Así que debo sacarle el mayor jugo que se pueda y utilizarlo como catapulta para seguir creciendo dentro de las categorías de este serial”, destaca.

Después de un inicio complicado de adaptación a un auto diferente al que estaba acostumbrado a correr en México, Rubén hiló un segundo top ten tras su carrera del lunes pasado, con lo que su ubica en la posición 12 tras seis fechas.

“Erróneamente pensé que era muy similar. Sabía que los coches tenían más caballos y más pesados en Estados Unidos. Pensaba que habría pocas diferencias y que el manejo sería muy similar, pero cuando llegué a mi primera fecha me di cuenta que estaba muy equivocado”, reconoció el capitalino, que busca hacerse un lugar en NASCAR.