Chantal Favier tiene “ojo clínico” para narrar historias

Su primer libro de cuentos, La doble línea, fue elegido para ser publicado en el Fondo Editorial de Querétaro
“Ojo clínico” para narrar historias
Foto: César Gómez, El Universal
11/11/2018
06:56
Redacción Querétaro
-A +A

Es médico con especialidad en oftalmología, pero Chantal Favier también escribe. Su primer libro de cuentos, La doble línea, fue elegido para ser publicado en el Fondo Editorial de Querétaro y se presentó en el Centro de las Artes (CEART) de Santa Rosa de Viterbo, en donde gran parte del público eran sus pacientes.

Chantal es hija de padre francés y madre mexicana, estudió medicina en la Universidad La Salle y se especializó en oftalmología. Inició su camino en las letras en el taller de Carmen Simón, y continúa escribiendo a la fecha en el Taller del Triángulo. Además de ejercer como cirujano oftalmológico en Querétaro desde hace 15 años.

En la presentación de su obra La doble línea, Chantal dijo que los médicos tienen una forma de mirar muy especial, son observadores de detalles mínimos, tienen un “ojo clínico” que van desarrollando durante la carrera y que les sirve para diagnosticar a sus enfermos desde el momento en que entran al consultorio, esa mirada exacta también le ha permitido contar historias.

“Los médicos sí tenemos una forma diferente de mirar, y es algo que se va ejercitando durante los estudios, y en la profesión se va puliendo, lo vas ejercitando y llega el momento que sin buscarlo, uno mira al paciente cómo camina en la sala de espera, si sonríe o no sonríe”, explicó Chantal.

Artículo
Fernando Pérez plasma la parte más íntima y humana de 26 autores que han escrito y publicado su obra en Querétaro
Una charla con escritores Una charla con escritores

Las mismas historias de los pacientes son una fuente de inspiración para escribir, y eso es algo que aprovechó la autora.

“Creo que los médicos tienen una afinidad con el oficio de escritura (…) Los médicos tenemos un acercamiento con el sufrimiento humano que es distinto a otras profesiones, tanto a la alegría de los nacimientos o a la tristeza de la muerte y los pacientes enfermos, ellos están en una situación de vulnerabilidad en donde es muy fácil que se abran y cuenten, realmente hay que abrir una puerta unos centímetros para que los pacientes te cuenten más allá de sus ojos, es una fuente inagotable de inspiración, cada 20 minutos hay una cita y cada 20 minutos hay una historia”, agregó.

El libro fue editado por Alejando del Castillo y tiene como portada una pintura de Alejandro Vázquez. El próximo 15 de noviembre continuarán las presentaciones de la nueva colección del Fondo Editorial de Querétaro, con el poemario Principia Mathe-Machina de Rafael Volta; a las 18:30 horas, con los comentarios de Horacio Warpola y Guillermo Hidalgo.

El 22 de noviembre será la presentación de Bitácora queretafóbica de Rodolfo Campos; el 29 de noviembre Bajo el signo de Tespis de José Manuel Hidalgo; y el 6 de diciembre se presenta Laberinto deseo naufragio de Juan Carlos Franco. Redacción

 

cetn

Comentarios