Celebran tradicional Noche de Rábanos en Oaxaca

Las creaciones de los hortelanos y floricultores decoran el Zócalo con un vivo rosa mexicano
Las creaciones de los hortelanos y floricultores decoran el Zócalo con un vivo rosa mexicano
Foto: Mario Arturo Martínez. El Universal
24/12/2018
08:05
Yuridiana Sosa/ Corresponsal
-A +A

El vivo rosa mexicano de las esculturas de rábanos alegran el Zócalo de la capital, que junto con las sorprendentes figuras de flor inmortal y del totomoxtle, hacen de cada 23 de diciembre una fiesta única de color y arte.

Desde hace 121 años se celebra la Noche de Rábanos, en la que hortelanos y floricultores de la región de Valles Centrales muestran su creatividad para ofrecer al mundo la vida cotidiana, tradiciones o momentos importantes, tanto de oaxaqueños como de los mexicanos, a través de sus artesanías.

Entre los expositores se encuentra Eduardo Ernesto, un joven de 18 años de edad, originario del municipio conurbado de Santa María Atzompa.

rabanos2.png

Su inquietud por formar parte de esta celebración inigualable en el mundo lo ha impulsado a participar en otros años, primero en categoría infantil y en la edición de este año debuta con los adultos.

Como todos los 64 participantes, Eduardo buscó sorprender a los miles de visitantes que acudieron al contorno del Zócalo para admirar las figuras. Él se inspiró y creó un escudo nacional con rábanos, del que destaca con gran habilidad cada detalle del águila.

Realizar las esculturas a base del tubérculo requiere de destreza, paciencia, creatividad y tiempo. Eduardo comenzó a moldear su figura desde el pasado 19 de diciembre y hasta horas antes de la exhibición seguía en detalles, como el resto de los artistas, pues también la hortaliza debe verse fresca.

rabanos3.png

La Noche de Rábanos es la celebración decembrina más espectacular que se lleva a cabo en el estado y que convoca a miles de turistas; surgió de la inquietud de los hortelanos que poblaban la parte sur de la ciudad capital.

En la edición de 2018 la celebración es distinta, pues por primera vez en varios años la plaza de la Constitución lució libre de protestas y “plantones”, que en otras ocasiones han robado belleza a esta tradición oaxaqueña.

 

bft

Comentarios