De la Vega, 45 años de ser fiel a la poesía

El escritor congrega su obra de 1971 a 2015 en Los Panes, publicación que se presentó en el CEART de Santa Rosa de Viterbo
Fondo Editorial de Querétaro, Investigaciones históricas, Ciudad de México, Títulos, Poemas, Biografía
Letras. Además de poesía, el autor también escribe cuentos y ensayos (FOTOS: DEMIAN CHÁVEZ. EL UNIVERSAL)
25/07/2017
03:44
Rocío G. Benítez
-A +A

Con la presentación de Los Panes de José Luis de la Vega, culminaron las presentaciones de las obras literarias publicadas por el Fondo Editorial de Querétaro; en total fueron 22 libros de poesía, cuento y dramaturgia, además de investigaciones históricas.

Los Panes es la obra reunida de José Luis de la Vega, nacido en la Ciudad de México, el 23 de marzo de 1951, pero que ya se cuenta como un queretano de toda la vida, un hombre que se ha dedicado a ser fiel a la poesía por 45 años. 

La obra pertenece al trayecto de 1971 a 2015, “los organicé en el orden cronológico en que fueron escritos, no en el que se publicaron. Tuve la tentación de agruparlos por temas, como lo han hecho otros autores. Incluso, pensé en reunirlos bajo los mismos títulos y mover algunos poemas, que tal vez tengan pertinencia temática en otros. Mas, me parece que la decisión tomada da cuenta de la evolución de las palabras. Además, estoy cierto, en ellos está mi mejor biografía. Porque en todos se advierten mis motivos, mis lecturas y están las huellas que resumen mi historia”, explicó el propio poeta.

Martín Hurtado Gálvez describió el libro como una biografía lingüística del propio oficio poético de José Luis, autor de 11 títulos de poesía publicados, escritos en 45 años de “porfiar en los versos como medio de expresión literaria”, dijo José Luis, quien también es autor de cuento y ensayo.

“Sus poemas más recientes son más claros, a diferencia de sus primeros poemas, los últimos son más directos, más propios de su manera; de su forma de ver el mundo”, afirmó Hurtado Gálvez. Aunque el mismo escritor se describió como un poeta “juguetón”, al trabajar con temáticas de la historia, como se lee en “Cantata de Gabina Natera”, “El Padre Santo” y “El Pípila”.

“Como cualquier humano, viví mi propia aventura y aquel joven que asumió practicar el oficio de escritor, hoy, es otro. También, puedo decir que nunca los dejé de lado. Ahora, me doy cuenta que se trató de un viaje hacia la claridad y voy de regreso”, agregó De la Vega.

Comentarios