Se encuentra usted aquí

Quetzal escribe para darse ánimos

Después de “Mezcalero”, Quetzal Noah planea publicar, a modo de antología, sus cuatro primeros libros
Quetzal Noah, Blog, Redes Sociales, México, Sudamérica, Mezcalero, Manuel Sánchez, Monterrey, Relaciones Internacionales, Autor, Libros, Escritor
El nombre real de Quetzal Noah es Manuel Sánchez y debe su fama a las redes sociales. (RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL)
24/11/2017
03:21
Rocío G. Benítez
-A +A

Comenzó a escribir su diario para darse ánimo a sí mismo, luego creó un blog y sus historias fueron atrayendo a lectores de México y otros países. Hoy Quetzal Noah tiene una gran cantidad de seguidores en todas sus redes sociales y hasta le piden consejos para el amor.

Es autor de los libros “Para que te sientas bonita”, “De las estrellas a Sofía”, “Las viejas cartas para Ana”, “Teoría de la fragilidad”, “Relatos de un viajero en Sudamérica”, “El color de los tallos”, “La cream de la cream”, y “Mezcalero” es su última publicación.

El nombre real de Quetzal Noah es Manuel Sánchez, es de Monterrey y estudió la carrera de Relaciones Internacionales, profesión que no ejerce por vivir, viajar y escribir. En su más reciente visita a Querétaro, se detuvo un momento para hacer un recuento de su historia y de lo que vendrá, porque ahora está haciendo stand up dramático poético y su sueño por la música sigue latente.

¿Tu historia con las letras empieza en las redes sociales?

–Quetzal Noah: Las redes es el medio donde la gente encuentra lo que voy haciendo, porque yo las utilizaba como una especie de diario; escribí una serie de aventuras que tuve en Guadalajara y en parte del sur de México, abrí un blog en donde publicaba todo eso, por ejemplo, en Guadalajara, me fui a estudiar música y en lo que iba estableciéndome, buscando trabajo, para no decaerme —porque no tenía recursos— me puse a escribir la historia de un chavo que se sale de su casa y comienza a viajar y tiene muchas aventuras y eso empezó a darme ánimos, inventé un personaje para darme ánimo.

¿Entonces iniciaste escribiendo para darte ánimos a ti mismo?

– Q: Sí, empieza así como un ritual de salvación.

Y hoy, ¿sigue siendo igual  un ritual de salvación?

– Q: Hoy y mañana seguirá siendo eso, lo he pensado y es parte de mi esencia.

¿No hay censura en lo que escribes, te muestras tal como eres?

– Q: Si uno no acepta su esencia y si no compartes al mundo lo que eres, entonces hay que cuestionarte a qué viniste, no puedes negar esa parte tuya, y creo que alguien que comparte sus sentimientos constantemente se ve de cierta manera vulnerable y eso es una manera valiente de venir a hacer algo a este mundo.

¿Qué logró esa empatía con tantas personas?, ¿porque tienes tantos seguidores?

– Q: Es parte de una historia en común que tengo con mucha gente, porque muchos anhelan la libertad, el querer salirse de lo establecido o hacer las cosas de una manera distinta, tener los ánimos de ser más valientes porque a veces es lo único que falta, un impulso. Yo dejé mi trabajo en un banco y me puse a viajar con el poco dinero que tenía, con lo que iba juntando de tocar en taquerías y camiones, y al narrar esa historia la gente la percibe un tanto real y se muestra empática.

En estos recorridos por México y el extranjero, ¿te ha tocado estar frente a frente con tus seguidores de redes?

– Q: Sí, es muy curioso, en Ecuador me reconocieron en la calle y fue cuando yo dije esto está más allá de lo que yo me lo imaginé; también tuve la oportunidad de presentar un libro en Lima, Perú, y se llenó el lugar, a partir de eso me vine a México más entusiasmado a empezar lo que ahora estoy haciendo, que es una especie de stand up dramático poético, un poco de comedia y poesía.

Tienes varios textos de amor, ¿eso es lo que más le gusta a tus seguidores, hombres y mujeres?

– Q: En el caso de los hombres es la sensibilización, el hecho de poder expresar ternura, sin sentir que van a vulnerar una parte suya, está bien ser sensible, está bien llorar, ser tierno, llegar a lo cursi, rayar en lo romántico, está bien y te lo debes permitir, es parte de tu formación como ser humano.

¿Y te escriben para pedirte consejos de amor?

– Q: Sí, siempre, pero yo no les doy muchos, igual yo soy un fracaso en las relaciones.

¿Eso de que querías ser músico lo olvidaste por completo? 

– Q: No cantaba bien, pero le echaba ganas, y de pronto la gente empezó a mostrarle atención a mis libros y dije ‘a lo mejor puedo intentar algo distinto’, pero no lo tengo detenido y en algún momento voy a hacer algún proyecto, igual la música es otra manera de aliviar ciertas cosas, es terapéutica.

¿Qué es “Mezcalero”?

– Q: Es mi octavo libro, tiene cuatro secciones, y es un viajesote, porque habla desde lo que son los problemas con la ansiedad, una fantasía que tengo de hacer el amor con el mar, de mi época cuando estaba en la secundaria, los momentos de la alegría, de lo que se siente al invitar a salir a una mujer, es algo muy completo y tiene una serie de relatos muy graciosos que me ocurrieron con varias personas, está formado de poemas y relatos.

¿Y qué viene después de “Mezcalero”?

– Q: Una antología donde voy a publicar los cuatro libros de poesía que he hecho para tener ya todo en un compendio donde se encuentren los primeros libros y así alcanzar a más gente.

Comentarios