Obra de Marín, vandalizada antes de inaugurarse

La costosa escultura La Paz de Ixtapaluca fue instalada en mayo en el Cerro del Elefante
Escultura, Jorge Marín, Cerro del Elefante, vandalizada, grafitis, pintas, Ixtapaluca, parque ecoturístico
Así se veía la escultura el 6 de junio pasado, un mes después de su instalación (CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
15/08/2017
04:11
SONIA SIERRA
-A +A

La escultura La Paz de Ixtapaluca, del artista Jorge Marín, que fue instalada en mayo pasado en el Cerro del Elefante del municipio mexiquense de Ixtapaluca, fue vandalizada con pintas y grafitis; sin embargo, todavía no ha sido inaugurada.

Esta obra es la sexta de Marín que adquiere el gobierno del Estado de México en los últimos dos años; costó 6 millones 124 mil 800 pesos, según información solicitada por EL UNIVERSAL al SAIMEX (Sistema de Información Mexiquense). En total, el Edomex ha pagado a Marín 25 millones 670 mil 800 pesos, entre 2016 y 2017, por seis esculturas.

La Paz de Ixtapaluca es una escultura cuya silueta se distingue desde la autopista México Puebla; se encuentra hasta arriba del Cerro del Elefante, lugar donde se proyecta un parque ecoturístico que impulsan la diputada priísta y líder del Movimiento Antorchista Nacional, Maricela Serrano, y el presidente municipal de Ixtapaluca, Carlos Enríquez . No se ha anunciado cuándo estará listo el ecoparque, sólo se ha instalado la escultura que, sin vigilancia durante estos tres meses, acabó por ser vandalizada.

Esta escultura de Marín es una silueta con la forma de hombre-ave, detalla el documento del SAIMEX; mide 29 metros por 25 de ancho, pesa cerca de 100 toneladas y su material es acero recortado en calibre 3/8.

El contrato, celebrado entre Manuel Fernando Gil Serra, representante legal del artista Jorge Marín Gutiérrez, y Héctor Juan Sánchez Quintana, director de Recursos Materiales de la Secretaría de Finanzas del Estado de México, fue firmado el 21 de abril pasado. Establece que habrá una garantía de 12 meses contra vicios ocultos, defectos de fabricación o cualquier daño que presenten. Esta garantía no incluye la restauración de la escultura a consecuencia de las pintas y grafitis, aclaró Elena Catalán, directora de Proyectos del Estudio de Jorge Marín: “Nuestro compromiso con una obra encargada o donada es hasta que se entrega; de su mantenimiento es responsable quien acoge la obra. En este caso, será el gobierno del Estado de México el que decidirá si somos nosotros quienes la repararemos o si se contrata a otra empresa para hacer la restauración”.

Tras destacar la importancia de que hoy modelos de la escultura Las Alas de México se exponen de manera permanente en Singapur, Quebec, Tel Aviv, Berlín, Ciudad de México y, próximamente, en Los Ángeles, Catalán explicó que cuando alguna vez la obra de Marín, que se encuentra en Paseo de la Reforma, fue grafiteada, el gobierno de la Ciudad de México asumió la responsabilidad de arreglarla y con el propio estudio se informó para los trabajos de reparación.

Los documentos del contrato sobre la obra La Paz de Ixtapaluca indican que ésta fue contratada por la Dirección General de Recursos Materiales de la Secretaría de Finanzas; sin embargo, al referirse a la escultura y al proyecto del ecoparque, la diputada Serrano ha hablado de que se han destinado recursos de “los tres órdenes de gobierno”.

EL UNIVERSAL buscó a la diputada y a las autoridades de Cultura del Edomex para saber qué pasará ahora con la escultura y obtener más información sobre el proyecto del parque, sin embargo, no hubo respuesta.

Comentarios