Hans Clebsch se reencuentra con un viejo amor, la OFEQ

El músico ha sido invitado por la agrupación queretana al “Concierto del Amor y la Amistad”, donde por primera vez dirigirá una orquesta
Hans Clebsch, Músico, Artista, Medicina, Orquesta de Cleveland, Amor y Amistad, 14 de feborero, Programa, Orquesta Filarmónica
Foto: Demian Chávez
15/02/2018
03:27
Rocío G. Benítez
-A +A

Para Hans Clebsch la música no sólo es una disciplina artística, es la esencia de la vida y una medicina que sirve para toda persona.

Hans es originario de Knoxville, Tennessee, y forma parte de la sección de cornos de la Orquesta de Cleveland, hace 10 años tocó con la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro (OFEQ) y ahora se reencontró con la agrupación queretana para el “Concierto del Amor y la Amistad”, en donde por primera vez dirigirá a una orquesta.

“Sí, es mi debut como director, yo sabía que había la oportunidad para dirigir un concierto con la Orquesta y me tocó una semana libre en la Orquesta de Cleveland, y dije: ‘Yo puedo dirigir un concierto con mucho gusto’. Fuimos desarrollando el programa y por mi lado también he estado estudiando mucho y he tenido consejos de otros directores experimentados”, platicó a EL UNIVERSAL Querétaro.

El “Concierto del Amor y la Amistad” es este día, a las 20:30 horas, en el Teatro Metropolitano, es una presentación que incluye “Canon”, de Johann Pachelbel, y se ha preparado especialmente el Concierto para cuatro cornos de Robert Schumann; “la OFEQ tiene una sesión de cornos fantástica, y merece que ellos se escuchen”, dijo el director huésped.

El programa también destaca “Adagio”, de Samuel Barber; y la “Obertura Fantasía Romeo y Julieta”, de Tchaikovsky.

Hans se dijo contento de estar de nueva cuenta en Querétaro, reencontrarse con amigos y con una agrupación muy cambiada y más sólida. “Me sorprendió mucho y estoy muy contento de haber regresado. Aparte de que hay miembros nuevos, sentí que la producción de sonido era más amplia, con más potencia”.

El músico estadounidense ha colaborado con las orquestas de Oregon y San Antonio, la Orquesta de los Dos Mundos en Spoleto, Italia; la Orquesta Sinfónica de Sevilla, España; y la Orquesta Sinfónica de Minería, en México. En 1990 colaboró como solista con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes en la Ciudad de México y en Morelia, Michoacán, durante el XII Foro Internacional de Música Nueva. Su interés de presentarse de nueva cuenta en Querétaro es para transmitir la música, con la misma esencia de Cleveland.

“A mí me interesaba traer un poco de la cultura que tenemos en Cleveland y trasmitirla, y no, no vengo con el ego de decir soy de Cleveland y allá somos mejores, no, lo que quiero transmitir es la expresión de la música para que llegue más a la gente, cuando la música es mejor, toca más profundo a las personas y eso se da por la interpretación del músico, si uno invierte más en su trabajo para expresarse —porque es un esfuerzo físico, mental y espiritual—, la gente lo aprecia más”.

En Cleveland, platicó, se apoya para que los jóvenes asistan a los conciertos de la orquesta, porque es una forma para que ellos aprecien la música y se conviertan en un público recurrente.

“Y no sólo es para que vayan a los conciertos, sino para que entiendan la importancia que tiene la música, ¿cómo sería el mundo sin la música? La música es medicina, es la vida, es arte, sin eso seríamos mucho más pobres, somos conocidos como humanos por nuestra cultura, y es nuestra decisión cómo queremos expresar esa cultura”, concluyó.

Comentarios