Un crítico de la sociedad del siglo XX

Falleció el pensador Zygmunt Bauman, autor de la idea de la “modernidad líquida”, que cuestionaba el capitalismo globalizado
Compartir
Bauman ganó el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación en 2010 (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
10/01/2017
02:50
Con información de agencias
-A +A

Varsovia. —El sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman falleció ayer a los 91 años en la ciudad inglesa de Leeds, informó el diario Gazeta Wyborzca, que incluye a Bauman, ganador del premio Príncipe de Asturias de Comunicación en 2010, entre los intelectuales “clave para entender el siglo XX”.

El creador del concepto “modernidad líquida” falleció “en su casa de Leeds, junto a su familia”, publicó en su red social la también socióloga polaca Aleksandra Kania, quien colaboró con Bauman en diferentes ocasiones.

El catedrático desarrolló el concepto de “la modernidad líquida” en la que señaló que el capitalismo globalizado estaba acabando con la solidez de la sociedad industrial.

El experto examinó desde la sociología cinco conceptos básicos en torno a los cuales ha girado la narrativa de la condición humana: emancipación, individualidad, tiempo/espacio, trabajo y comunidad.

Bauman trabajaba como sociólogo y profesor emérito de Sociología en la Universidad de Leeds (Inglaterra) desde hace más de 30 años, y caracterizó su obra por una visión crítica de la sociedad posmoderna y globalizada.

Una de las últimas entrevistas que otorgó fue en 2016 a Al Jazeera en la que reflexionaba sobre los eventos mundiales, como la crisis de refugiados en Europa y las elecciones presidenciales. “En cada nivel de la vida humana tienes la misma situación. Incertidumbre”, señalaba.

Bauman nació en Poznan, Polonia, el 19 de noviembre de 1925, en el seno de una familia judía.

En 1939 se trasladó con su familia a la Unión Soviética huyendo de los nazis y, más tarde, después de alistarse en el Ejército polaco en el frente ruso, regresó a su país, donde durante años impartió clases de Filosofía y Sociología en la Universidad de Varsovia.

Con 19 años se afilió al Partido Comunista, al que estuvo adscrito hasta 1967, y durante tres años sirvió en el llamado “ejército interior”, la fuerza encargada de “reprimir el terrorismo en el interior del país”.

Durante 15 años sufrió la persecución de los servicios secretos polacos, fue expulsado de la universidad y sometido a la prohibición de publicar.

En el transcurso de una purga antisemita en 1968, tanto él como su esposa, Janina, perdieron su trabajo en Polonia, y se vieron obligados a exiliarse a Israel, donde comenzó a impartir clases en la Universidad de Tel Aviv.

Después de ejercer como profesor de Sociología en Estados Unidos y Canadá, en 1971 se trasladó a Inglaterra para ser profesor en la Universidad de Leeds.

A lo largo de su carrera como escritor, que inició en los años 50, desarrolló una sociología crítica y emancipadora en la que ha tocado temas como las clases sociales, el socialismo, el Holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo o la globalización.

De sus obras destacan: La modernidad líquida (2004), Amor líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos (2005), Europa, una aventura inacabada (2006), Ética posmoderna (2006), Tiempos líquidos (2007), Vida de consumo (2007) o Libertad (2008).

En su último libro, Vivir con el tiempo prestado, que publicó en 2009, analiza el estado actual y los retos a los que se enfrenta un mundo globalizado en el que todo, la naturaleza y el propio ser humano, parece haberse convertido en mercancía y los seres humanos son meros consumidores.

Entre otros premios y reconocimientos, Zygmunt Bauman fue galardonado con el Premio Amalfi de Sociología y Ciencias Sociales (1992) y el Theodor W. Adorno (1998).

Extraños llamando a la puerta, su último libro en español. La crisis de los refugiados, la perdida derechos y la política de construcción de muros en lugar de puentes centran el ultimo libro Bauman. Publicado por Paidós el pasado noviembre, el libro es un breve ensayo en el que el pensador analiza los orígenes, la periferia y el impacto de las actuales olas migratorias.

Bauman culpa a los políticos de aprovecharse del miedo de los desheredados y los pobres y asegura que la política de construcción de muros está condenada a fracasar a largo plazo.

En Extraños llamando a la puerta, el autor dice: “Esa crisis es, en el momento presente, una especie de nombre en clave políticamente correcta con el que designar la fase actual de la eterna batalla que los creadores de opinión libran sin descanso en pos de la conquista y el sometimiento de las mentes y los sentimientos humanos...”.

Bauman, fue una de las voces más criticas contra “el capitalismo salvaje” y la situación de “desigualdad”; aseguraba que la confianza que se tenía en las instituciones estaba decayendo. “La gente sabe que del Estado no va a obtener nada y sabe que las instituciones democráticas y políticas no llevan a cabo sus promesas”, subrayaba.

Este sabio, con pelo blanco siempre acompañado por su pipa, hijo de judíos polacos que tuvieron que huir del país tras la invasión de Alemania, afirmaba que “hoy no hay racionalidad ni solidaridad, solo competitividad sin piedad”. “Si se tiene riqueza, educación y privilegios, también se tiene un deber moral por los demás”, advirtió el profesor, cuya muerte lamentó en México el Fondo de Cultura Económica y diversos intelectuales de todo el mundo. 

Compartir

Comentarios