Se encuentra usted aquí

Raíces escandinavas en la ciudad

Será expuesta una selección de 30 obras de cuadros en técnica de punto de cruz, a partir de este 8 de septiembre en el Centro Cultural “El Árbol”, concluyendo su estadía un mes después.
Centro Cultural El Árbol, pintura, técnica de punto de cruz, Natasha Choubnaya, República Checa
Foto: Guillermo González
08/09/2017
06:36
Karla Castillo
-A +A

Será expuesta una selección de 30 obras de cuadros en técnica de punto de cruz, a partir de este 8 de septiembre en el Centro Cultural “El Árbol”, concluyendo su estadía un mes después.

Las obras representan la cultura rusa a través de los ojos de la creadora Natasha, quien busca retratar las tradiciones más arraigadas de su lugar de origen, en telares alemanes a base de chaquira de alta gama, proveniente de República Checa y Japón; en la exposición titulada “Rusia Exquisita”.

Después de 23 años de residir en México, la artista sintió la necesidad de mostrar sus creaciones, pues la evidente distancia hace casi imposible que en esta región se conozcan los detalles de Rusia, además, otra de las intenciones es eliminar estereotipos.

“Es posible unir a los dos países por medio de este trabajo, es la primera vez que me animo a mostrar mi trabajo, esperemos que la dificultad que se tiene de compartir lo que es en realidad mi país, se contraste con este proyecto. Aquí suelen pensar que allá siempre hay nieve y frío, pero la verdad es que cuando es otoño la ciudad se pinta de colores oro, rojo y amarillo”, describió Choubnaya.

Cada cuadro requiere de cuatro meses hasta un año de trabajo, para Natasha forman parte de su vida, ya que representan momentos especiales y recuerdos de sus múltiples viajes a su lugar de origen.

Dentro de las piezas existe una que es la favorita de la artista, una obra que exhibe a un joven ruso tomando el té, misma que fue concluida apenas hace dos semanas. Esta obra en especial narra una de las prácticas más cotidianas de aquella cultura, es una experiencia común en la vida diaria, no solo tiene usos medicinales, sino que es una de las bebidas favoritas para acompañar los alimentos a cualquier hora del día.

La también pianista relató cómo su hobbie por el punto de cruz se está convirtiendo en algo importante, a la par de su profesión la música, arte que desempeña desde los 5 años gracias a la influencia de sus padres.

A los 16 años empezó a estudiar en la escuela de música del Conservatorio de México, dejando atrás su vida, a su familia y a su país natal. Para esta galería, los asistentes además de ser deleitados visualmente, también gozarán de bellas melodías interpretadas por la rusa con parte de su repertorio tradicional.

Al concluir el mes de exhibición en nuestro estado, Natasha Choubnaya pretende llevar su colección a diferentes estados de la República e igualmente piensa ampliar la cantidad de obras explorando en más temas rusos como clásicos cuentos folclóricos de la región.

Comentarios