Los colores de las estaciones, según Roco

El artista presenta en el Centro de Arte Bernardo Quintana su obra Caducifolia , una serie sobre la naturaleza y los cambios que vive durante al año
Caducifolia, AKA Roco, Centro de Arte, Bernardo Quintana, Naturaleza, Grafitti, Skate, Pop Art, Cultura Mexicana, Gastronomía, Diseño Gráfico, Dirección al arte, Ciudad natal, Conque 2017
El estilo de las piezas de Oñate ha sido catalogado como neofolklore. (FOTOS: LUIS SÁNCHEZ. EL UNIVERSAL)
08/08/2017
04:00
Rocío G. Benítez
-A +A

Primavera, verano, otoño e invierno, tienen colores cálidos y fríos, mismos que se convierten en los protagonistas en Caducifolia, exposición que Rodrigo Oñate (AKA Roco) presenta en el Centro de Arte Bernardo Quintana como un acercamiento, desde el neofolklore, a los cambios que vive la naturaleza durante el año.

Roco, originario de Querétaro, es autodidacta, influenciado por la cultura del grafiti, el skate, el pop art y la cultura mexicana. Se encaminó en la gastronomía y el diseño gráfico, hasta que hace cinco años giró el rumbo en dirección al arte.

Hace algunos meses estaba viviendo en Minneapolis, Minnesota, ahora ya está instalado nuevamente en su ciudad natal; participó en la CONQUE 2017 con el cómic Hadronia y presenta su trabajo más reciente en el Centro de Arte Bernardo Quintana, de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Caducifolia es la palabra que define el momento en el que a una planta se le caen las hojas, por el cambio de estación. En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, Rodrigo explica que su exposición toma como punto de partida esos cambios y los ambientes que se viven en cada período.

Hay detalles característicos en las piezas que de inmediato se identifica que es obra de Rodrigo Oñate, ¿cómo llegaste a eso?

—Empecé a crear este estilo que muchos lo han catalogado como neofolklore, una nueva expresión del folclor, precisamente estando allá (en Estados Unidos) mi obra no tenía esa característica, era muy diversa y experimental, entonces empecé a meter este tema porque quería que mi obra tuviera una identidad cultural, me gustaba mucho el arte huichol y los colores, entonces fue una fusión que hice y le empecé a dar forma a mi estilo, a partir de estas experiencias de ver el arte y la artesanía mexicana, igual pasó con los alebrijes, en un trabajo me pidieron unas piezas con el estilo alebrije y luego ya lo empecé a meter a mi obra, como un elemento clave y esencial.

¿Te sirvió el estar en Estados Unidos y ver a distancia tu cultura?

—Sí, muchísimo, el factor nostálgico siempre influye mucho, también extrañar a tu país y querer ver lo bonito de eso y no querer reflejar cosas negativas, querer decir lo positivo. Ahorita estoy acá y quiero exponer algo de mi cultura, pero de otra manera, nueva y contemporánea.

¿Cuál es la esencia de la serie Caducifolia?

—En mi obra siempre he combinado mucho el tema de la naturaleza, los animales y el hombre, siempre están presentes estos personajes, y al estar en Estados Unidos, en un lugar súper frío y luego venir acá, a un lugar súper cálido, muchos me decían: hasta tu obra cambia de sentimiento, los colores. Me puse a reflexionar cómo interfieren los climas, hasta en las texturas, en los colores, entonces fue un ejercicio de aprender y estudiar estos cambios que influyen sobre la misma naturaleza y la misma pintura, fue experimentar con elementos de la naturaleza, de los cambios climáticos, las estaciones: primavera, verano, otoño, invierno, e interpretar eso en la obra.

¿Después de esta exposición, qué viene?

—Regreso a Florida a hacer unas comisiones, un proyecto para una cadena de restaurantes; y el próximo año quiero tener nuevas exposiciones en Querétaro. 

Comentarios