06/05/2019
04:03
-A +A

Yo si marché ayer domingo junto con miles de mexicanos para decirle, una vez más, no solo al Presidente López Obrador sino también a todo su equipo y en sí al país, que no estoy de acuerdo ni satisfecho de cómo está dirigiendo a México.

Es cierto que sí comparto muchos de los propósitos del Presidente, por ejemplo: estoy de acuerdo en enfrentar hasta abatir a la corrupción, estoy de acuerdo en terminar con los privilegios que gozaban algunos servidores públicos y el despilfarro de los preciados recursos públicos. Sin embargo no estoy de acuerdo en cómo esta enfrentando los problemas del país, no estoy de acuerdo con la forma en la que está abordando las situaciones más apremiantes y que afectan a millones de compatriotas. Por ejemplo; No estoy de acuerdo con que se rodee de colaboradores que no tienen la capacidad para atender responsablemente los cargos que les fueron asignados, no, no estoy de acuerdo con que a México lo gobiernen “los cuates del Presidente” y cuya única “virtud” es haber renunciado a su dignidad para adular y aplaudir ciegamente las decisiones presidenciales aún y cuando muchas de estas han sido a todas luces nefastas para el bienestar de los mexicanos. Sí, igual que millones de mexicanos, ya estoy harto de los errores garrafales del gobierno federal. Para muestra un botón: El amigo del Presidente, el Ing. Rioboo cobró casi 900 millones de pesos por una serie de “estudios de preinversión”—eso dijeron—, para la construcción del Aeropuerto de Santa Lucia y resulta que ¡se les apareció un cerro en una pista!

Marché porque no estoy de acuerdo con que el Presidente ataque y vulnere a las instituciones de la República. Marché porque no acepto que el Presidente ataque y denoste a quienes pensamos diferente, porque ya estoy harto de que clasifique, divida y enfrente a los mexicanos entre sí.

Marché para decirle al Presidente que no estoy de acuerdo con que su gobierno asigne directamente el 74% de las obras y contrataciones del gobierno federal o de que haya comprado a destiempo una gran cantidad de pipas para atender el desabasto de gasolina que su gobierno provocó y que por cierto las compró sin licitación y fuera de especificaciones. Marché para decirle también que no estoy de acuerdo con que haya eliminado el apoyo a las estancias infantiles y por lo tanto a cientos de miles de menores de edad y a sus mamás, tampoco con que haya eliminado el apoyo indispensable que requieren los refugios para mujeres maltratadas y otras miles y miles de asociaciones y organizaciones de la sociedad civil que con honestidad y una gran generosidad se entregan en beneficio de los más necesitados del país en muchos aspectos, sobre todo de salud. Marché porque repruebo que solo por demostrar que él, él Sr. Presidente, es el que manda, el que haya cancelado el aeropuerto de Texcoco. Marché por las razones arriba expuestas y por otras muchas más.

Pero sobre todo marché para decirle a las y los mexicanos que si queremos un mejor México, que si verdaderamente queremos vivir en un país en el que se respeten la Constitución y las leyes, un país que ante todo nos ofrezca certidumbre, un país en el que los niños con cáncer si reciban los debidos tratamientos, o el que las niñas, niños y adolescentes de México sí reciban una educación de calidad y el que todos gocemos de paz y tranquilidad, necesitamos defenderlo entre todos. Sí, la participación activa de todos es necesaria y lo primero que tenemos que hacer es decirle al Presidente López Obrador y a su gobierno lo que pensamos y sentimos. Yo por eso sí marché.

Fuente de los Deseos: Ojalá las y los mexicanos despertemos, ojalá nos demos cuenta a tiempo de que si queremos un mejor país lo tenemos que construir ente todos y ojalá entendamos que ese proceso se inicia manifestando, de una u otra manera, lo que pensamos y sentimos. Ojalá que todos los mexicanos hubiésemos marchado.

Comisionado del Consejo Estatal contra las Adicciones.

Twitter: @TAMBORRELmx

Comentarios