Ximena, Margarita y Marichuy

Elisa Alanís

El pacto de impunidad que alimenta la corrupción pasa por el ocultamiento de información.

Ximena Puente, del Inai, está en la lista del PRI para ocupar una curul en la próxima legislatura.

Se trata de una comisionada en funciones, de un instituto “autónomo”, dedicado a la transparencia, el acceso a la información y la protección de nuestros datos personales. Fue beneficiada por el partido en el poder con una de las peleadas candidaturas plurinominales.

Otro escándalo.

El pacto de impunidad que alimenta la corrupción pasa por el ocultamiento de información. 

Por eso es preocupante la relación del PRI-gobierno con Ximena. 

Para dimensionar el golpe que esto representa a la rendición de cuentas, basta un botón de muestra: 

Para el periodismo de investigación es fundamental contar con elementos que se desprenden de auditorías, portales, solicitudes. 

Gracias a ello se profundiza, se da seguimiento y se descubren conflictos de interés o desvíos de recursos, como en los trabajos de la Estafa Maestra, las empresas fantasma de Duarte, la Casa Blanca de Peña Nieto, etcétera.

El camino para lograrlo es sinuoso. Se debe recorrer con sigilo e ingenio. Pues, desgraciadamente, no sólo los gobiernos sino también los institutos de transparencia (existen excepciones) buscan cualquier pretexto para eludir peticiones. 

Historias, abundan.

Por ejemplo, se dio a conocer que por decisión del Inai quedó en secreto la compra de una planta chatarra hecha por Petróleos Mexicanos, en tiempos de Emilio Lozoya. “El argumento de la comisionada Ximena Puente fue que luego de la entrada de la reforma energética, Pemex pasó de ser una empresa paraestatal a una productiva del Estado, mientras que las filiales fueron transformadas en compañías privadas, por lo que no se les aplica el derecho público”, puntualizó Animal Político. Aunque la compra, recalcó, se hizo antes de la citada reforma.

En el sexenio más violento para la prensa (ver el informe de Artículo 19) a los colegas que realizan reportajes sobre corrupción se les ataca, mientras que a la comisionada Puente se le premia con un hueso tricolor.

RAZONES Y PASIONESMaría de Jesús Patricio, Marichuy, no logró juntar las firmas requeridas para estar en la boleta presidencial el próximo 1 de julio. Pero más de 94% de los apoyos que presentó al INE fueron válidos. Un gran logro y una gran muestra de honestidad.

En contraste, Margarita Zavala sí aparecerá, aunque  45% de sus apoyos fueron inválidos. 

Zavala se defendió, a través de su representante. Señaló que denunció a “quienes resulten responsables”. Indicó que perdió “absoluto control” sobre las firmas que los auxiliares subieron al sistema. Que este último falló y el Instituto Nacional Electoral nunca le avisó. 
Echó la culpa a otros, pues.

Marichuy no acusó, no reclamó. Manifestó que lo importante es poner en la agenda los temas relevantes.

Queda claro que tenemos de independientes a independientes. 

Y que, no necesariamente, llegan las mejores opciones.

Comentarios