Vulnerabilidad

Eli Martínez

La vulnerabilidad es esa parte de nosotros mismos que no nos gusta ver, que es muy silenciosa, y que sin embargo, cuando aceptamos que no somos súper héroes, somos capaces también de aceptar también nuestros puntos fuertes.

Pasamos mucho tiempo tratando de aparentar aquello que no somos, lo que no sabemos hacer o lo que no tenemos. Lo poderoso está en aceptar también nuestra propia fragilidad, aceptarnos tal cual somos. Sin embargo, cuando no es aceptada esta parte vulnerable de nosotros, se crea una fractura interna. Es importante recordar que no somos perfectos, solo somos humanos.

¿Crees que la sociedad apoya a las personas que son vistos como más vulnerables? ¿Podemos sentirnos como débiles si mostramos nuestras imperfecciones?

Lo difícil es que la vulnerabilidad es la primera cosa que busco en ti y lo último que estoy dispuesto a mostrar de mi. En ti, es el coraje y la audacia,  en mí, es la debilidad.

Aquí es donde entra en juego la vergüenza. La vulnerabilidad es mostrarme y ser visto. Es difícil hacer eso cuando estamos aterrorizados de lo que la gente pueda ver o pensar. Cuando estamos alimentados por el miedo de lo que otros piensen o que el “juez interno” nos susurre al oído: "No eres lo suficientemente bueno". Por lo cual,  terminamos aplastando nuestra dignidad.

Desgraciadamente, cuando hemos apegado nuestra autoestima a lo que producimos o ganamos, ser real suele ser muy arriesgado….

La buena noticia es que tenemos hambre de personas que tengan el valor de decir: "Si, necesito ayuda" o "Soy responsable de este error" o "No estoy dispuesto a definir el éxito simplemente por mi título o mis ingresos."

La gente se conecta más con aquellos que tienen debilidades y desconfían de los “perfectos”. Cada superhéroe tiene sus propias debilidades (Un ejemplo de esto es Superman, quien tiene la kriptonita como debilidad).

Existe una diferencia significativa entre el perfeccionismo y el esfuerzo sano o búsqueda de la excelencia. El perfeccionismo, es la creencia de que si hacemos las cosas perfectamente, podemos minimizar o evitar el dolor de la culpa, el juicio y la vergüenza. Es un escudo de veinte toneladas a nuestro alrededor, para protegernos y no ser vistos.

El perfeccionismo es muy diferente de la auto-mejora.  Es tratar de ganar  aprobación. La mayoría de los perfeccionistas crecieron siendo elogiados por sus logros y su rendimiento (grados, modales, obediencia, complacer a la gente,  apariencia, los deportes, etc.). Por el camino, adoptaron este sistema de creencias peligrosas y debilitantes: "Yo soy lo que logro y/o lo bien que lo logro”. En el esfuerzo saludable te preguntas  “¿Cómo puedo mejorar?”.  En el perfeccionismo te preguntas: ¿Qué van a pensar? Es decir, tu atención está enfocada hacia afuera.

El perfeccionismo no es la clave del éxito, es más, obstaculiza el logro.  Está correlacionada con la depresión, la ansiedad, la adicción y la parálisis de vida o las oportunidades perdidas. El miedo a fracasar, a cometer errores, a no cumplir con las expectativas de la gente y ser criticado, nos mantiene atados para competir de manera sana.

La vulnerabilidad es, básicamente, la incertidumbre, el riesgo y la exposición emocional.  Pasas muchos años tratando de escapar o de ser más [email protected] que ella, pero esto, limita la plenitud de esas importantes experiencias que son hechas a base de incertidumbre: amor, pertenencia, confianza, alegría y creatividad para nombrar unos pocos. Al apagar la vulnerabilidad, apagamos la oportunidad, ya que aquí donde fallamos, donde fracasamos, donde no sabemos, no somos o no tenemos, es donde se pueden generar las nuevas ideas, recursos y oportunidades.

Para crecer a partir de la vulnerabilidad, descubre tus fortalezas. Solo somos capaces de dar lo mejor de nosotros mismos, si somos capaces de realizar aquello para lo cuales nosotros somos buenos.

También es importante, cuando estamos en momentos de vulnerabilidad, enfocarnos en nuestras intuiciones y en lograr pequeñas metas. Cambiar nuestros hábitos y sobre todo, aprende a no ser perfecto y apoyarte en los demás.

Comentarios