Visiones globales y respuestas locales | Querétaro

Visiones globales y respuestas locales

Rodrigo Ruiz Ballesteros

“Los gobiernos debemos ser impulsores de ecosistemas de innovación”

Escribo esta colaboración desde el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus iniciales  en inglés), donde represento al municipio de Querétaro en el Programa Regional de Aceleración del Emprendimiento del MIT (MIT REAP).

Esta iniciativa reúne a los líderes de diversos sectores para discutir y analizar los ecosistemas de innovación más exitosos del mundo y en el que la ciudad de Querétaro tiene un lugar por ser uno de los polos de desarrollo regional con mayor potencial, así como por la visión de la actual administración municipal de convertirse en un HUB de industrias creativas digitales.

Buena parte de la metodología del MIT REAP se enfoca en traducir el conocimiento en aplicaciones prácticas que puedan impactar de forma acelerada las regiones, buscando un mayor progreso económico y social para las personas; a fin de lograrlo, prioriza un ecosistema con 5 actores principales: Academia, Gobierno, Emprendedores, Empresarios y Capital de Riesgo.

Diversos estudios nos permiten dimensionar el reto que enfrentamos. Como el informe anual Scoring Tech Talent, de CBRE, que clasifica a las ciudades de acuerdo al crecimiento del empleo de talento tecnológico, a la terminación de títulos tecnológicos, a los costos laborales y a la población millennial. Destaca por ejemplo el área de la Bahía de San Francisco, con una fuerza de trabajo de más de 300 mil personas dedicadas al sector tecnológico. Otro reporte de CBRE, Labor Analytics, posiciona a Querétaro como una ciudad con varias ventajas competitivas que la hacen atractiva para la creación de nuevos centros de desarrollo tecnológico; entre los factores que más destacan de nuestra ciudad es  el número de graduados de grado tecnológico y el crecimiento de los salarios en dicho sector.

En la ciudad de Querétaro ya  operan más de 800 empresas relacionadas con las industrias creativas y digitales; y la industria de sistemas computacionales y servicios relacionados ha tenido un crecimiento del 28% en los últimos años.

Las preguntas importantes que debemos hacernos: ¿Cuál debe ser el siguiente paso tecnológico de nuestra ciudad?,

¿Cómo pasamos de la tradicional triple hélice a un modelo más dinámico y de mayor impacto?, ¿Cómo debe ser la trasformación de la industria aeroespacial y del sector energético?.

Fijar en la innovación, buena parte de nuestro futuro, luce como una buena decisión. Dicha apuesta debe alimentarse de visiones globales, de experiencias y modelos exitosos; pero sobre todo, debe estructurarse para y por el talento queretano.

Queda claro, pues, que los gobiernos debemos ser impulsores de ecosistemas de innovación y emprendimiento.  Querétaro está en el mejor momento para apostar a un modelo de aceleración de sus ecosistemas, le educación, competitividad y calidad de nuestros emprendedores será clave.

Iniciamos ya con la construcción de BLOQUE, un gran centro de innovación y tecnología creativa que materializa dicha visión y que, estoy seguro, convertirá a Querétaro en el HUB más importante de innovación y creatividad digital de Latinoamérica. Al tiempo. 

Comentarios