Uuuuutoooooo

Una sarta de sandeces

todo el tiempo está en dicción.

Demasiadas son las veces

que decimos maldición.

 

Mexicanos somos duchos

en armar el vacilón.

Nuestros dichos que son muchos

son un arte y tradición.

 

Desde luego que me extraña

que se encienda la pasión,

Que consideren patraña

lo que sólo es diversión.

 

Sociedades avanzadas

no comprenden esta acción.

La verdad que son ma&adas

“sentir” tanta humillación.

 

No es preciso tanto rollo

de buscar iniquidad.

De decir que hay mucho embrollo

y encontrar contrariedad.

 

Periodista

Comentarios