Uso de la energía

José Alfredo Zepeda Garrido

El desarrollo sustentable implica, entre otras cosas, el uso eficiente de la energía e incorporar progresivamente fuentes de energía renovable y sustituir el empleo de energías provenientes de fuentes fósiles que provocan contaminación ambiental. Actualmente, en nuestro país más del 23 por ciento del total de la producción de energía eléctrica proviene de fuentes renovables, lo cual crecerá de manera acelerada, gracias a centrales fotovoltaicas y también con la incorporación de plantas generadoras de energía eólica. La meta establecida en la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE) es contar con al menos 35 por ciento de participación en generación de energía a partir de tecnologías no fósiles al año 2024. Las políticas públicas de la mayoría de las naciones están comprometidas en evitar la producción de gases de efecto invernadero y en contribuir en atemperar el cambio climático debido a la acción antropogénica, asimismo se han instaurado programas para la promoción de fuentes renovables.

En Querétaro se ha estado incorporando el uso de energías renovables, especialmente el aprovechamiento de la energía solar, tal es el caso de la empresa Maccaferri en el Parque Industrial Querétaro con su primera planta fotovoltaica, con lo cual reducirá emisiones de CO2 de 290 toneladas al año.

La Universidad Autónoma de Querétaro recientemente puso en operación la generación de energía eólica para abastecer el edificio de Rectoría y está por revisar un proyecto para la apertura de un doctorado en el campo de la energía, con la participación de las facultades de Ingeniería y Química, como consecuencia de la investigación que se ha venido llevando a cabo en la UAQ desde hace varios años. Por su parte, el municipio de Querétaro tiene el gran reto de aprovechar el gas metano que se genera en su relleno sanitario generando energía eléctrica, lo cual permitirá beneficios a sus finanzas y disminuir la contaminación atmosférica.

Puede verse, con optimismo, que cada día existen más instalaciones que aprovechan la energía solar en viviendas, así como hoteles que están aprovechando la energía solar, tal es el caso del hotel Las Cavas en Tequisquiapan. Ha venido aumentando la comercialización de equipos para el aprovechamiento de energía solar, lo cual es indicador fehaciente de un mercado que tiende a crecer, lo cual refleja una ciudadanía cada vez más consciente y participativa en el cuidado ambiental.

Se ha visto también a grupos de ingenieros y arquitectos que vienen impulsando la edificación sustentable, lo que conlleva varios atributos, entre los que destacan el ahorro de energía, la disminución de las emisiones de carbono y el consumo de agua, además de generar ahorros en el costo del manejo de los residuos.

Resulta no favorable, en lo relativo a energía, el que una gran cantidad de establecimientos comerciales han estado haciendo uso inadecuado de los sistemas de aire acondicionado, gastando energía de forma innecesaria, al extremo de tener sus sistemas activos teniéndose temperaturas frías en la ciudad. Qué sentido tiene activar un sistema de aire acondicionado si el aire del ambiente está ya frío, lo único que tendrían que hacer es incorporar apropiadamente en su sistema ese aire, evitando el desperdicio de energía. El aire acondicionado provoca daños a la salud y consume mucha energía eléctrica, lo que hace que se emita más CO2 a la atmósfera y se agrave el calentamiento global. Los gases refrigerantes son importantes agentes contaminantes de la capa de ozono, sobre todo los que contienen clorofluorocarburos (CFS) presentes tanto en aerosoles como en refrigerantes, lo cual ha sido incluido en el Protocolo de Kyoto.

Ex Rector de la [email protected]

Comentarios