UNAQ 11 años de vuelo

El vuelo ha sido retador, divertido y sumamente edificante; nos ha permitido soñar y materializar certezas para miles de jóvenes, para una industria que hoy es estratégica para el país y sobre todo que nos ha dado la oportunidad única de ser útiles a la sociedad en su conjunto
27/11/2018
10:29
-A +A

Siempre me preguntan si ha sido complicado el proceso de creación y gestión de una institución como la Aeronáutica, como se le dice en el medio educativo a la UNAQ; si el esfuerzo ha valido la pena, si la cercanía con las empresas, los gobiernos nacionales y extranjeros han traído beneficios a nuestra comunidad; si los jóvenes universitarios que se gradúan o los que se forman para alguna compañía del sector mediante cursos especializados o de educación continua son verdaderamente útiles a la industria. La respuesta siempre ha sido que ha valido la pena cada día, cada reunión, cada evento, cada proyecto, cada visitante que hemos atendido a lo largo de estos primeros 11 años de vida.

Los resultados hoy, a 11  años de gestión, son evidentes, el reconocimiento que los más de 1600 graduados universitarios tienen en el sector, en centros de investigación y en la sociedad en lo general, y los más de 7500 técnicos capacitados para compañías aeronáuticas dan cuenta de lo que ha valido el esfuerzo; el posicionamiento que la institución ha venido ganando dentro del sector de la manufactura aeronáutica, en el sector del mantenimiento aeronáutico —que indudablemente involucra a la autoridad aeronáutica de nuestro país, la Dirección General de Aeronáutica Civil—, de los servicios tecnológicos y de ingeniería y de la industria de operaciones aéreas es ya relevante y llama la atención dentro y fuera de México.

Todas estas subindustrias extremadamente demandantes, con lógicas y modelos de operación complementarios en el marco de un sector aeroespacial en donde la seguridad, la calidad y certeza de los productos, servicios y relaciones productivas son una condición indispensable para pertenecer y permanecer.

Sin embargo, las cosas no han sido fáciles, el atender a un sector tan demandante, desde el ámbito educativo público, ha representado todo un reto; el manejo de la información, la gestión de los recursos, la operación misma en la ejecución de las formaciones, de los proyectos de inversión que sin variación alguna llegan acompañados de proyectos de formación que abren paso a la credibilidad de la manufactura mexicana por su calidad altamente competitiva y que en el mediano y largo plazo sientan las bases para actividades de mayor valor agregado que se asocian a los servicios de ingeniería, desarrollo tecnológico y la innovación de productos o procesos.

El mayor aprendizaje se queda en la organización educativa, en la oportunidad de seguir surcando el vuelo y sumar las millas necesarias que nos acerquen al alto valor agregado en productos o procesos que la industria aeroespacial mexicana, con la participación de gobierno, industria y academia, puede ofrecer ya.

Para la comunidad que tengo el honor de representar, el vuelo ha sido retador, divertido y sumamente edificante; nos ha permitido soñar y materializar certezas para miles de jóvenes, para una industria que hoy es estratégica para el país y sobre todo que nos ha dado la oportunidad única de ser útiles a la sociedad en su conjunto; qué mejor regalo en nuestro aniversario número 11: confirmar que servimos a los demás a través de nuestra pasión, la educación de nuestro país. Gracias infinitas UNAQ, seguimos volando y vamos por más. 

Rector de la UNAQ / @Jorge_GVR

Comentarios