Un sueño truncado por el pase de lista

Danaý Martinez

Jóvenes como Israel Tepos Ramírez deben alternar sus deberes universitarios con su carrera deportiva

Cuántos de nosotros justificamos (apócrifamente) una falta ante el profesor en la escuela?  

Ahora que pasó esa etapa y que soy más consciente de lo que representa el privilegio que es asistir a un aula, puedo entender cuando los profesores se ponen estrictos con algunos jóvenes respecto a sus inasistencias. Pero no logro entender cuando se niegan a aceptar el justificante de a un alumno que también es atleta, denigrando el deporte como parte de su formación. 

“¿Vas a ser futbolista o abogado?”, “¿prefieres ir a un partido que venir a exponer?”, fueron algunos de los comentarios que Israel Tepos Ramírez ha tenido que escuchar por parte de algunos de sus profesores en cada ocasión que ha intentado justificar una falta por ir a competir.

Israel pertenece al equipo representativo de la UAQ en la disciplina de futbol bardas, es alumno de la Facultad de Derecho y por primera ocasión logró clasificar a la etapa nacional con su equipo.

Además de él, existen varios alumnos, no solamente en la UAQ, sino en otras universidades que atraviesan por la misma situación y que por ende, se han visto obligados a abandonar su deporte.

Recuerdo que, en mis años de universitaria, una doctora que es investigadora me llegó a minimizar diciendo que el periodismo deportivo no era periodismo. Profesores, (no generalizo) pero por favor, ustedes que son tan letrados, no me explico ¿cómo es que no sean abiertos? La formación de un alumno no solamente está en las aulas. Ojalá puedan contribuir con el desarrollo de un ciudadano con valores académicos y una disciplina como la deportiva. 

Comentarios