Un salario mínimo, pero mínimo

Arturo Maximiliano García

Fue en la conmemoración del Día del Trabajo, este año, cuando el Jefe de Gobierno del Distrito Federal lanzaría un llamado a revisar el salario mínimo el cual es tan bajo que un trabajador difícilmente puede pagar los satisfactores mínimos, más aun cuando debe alcanzar a toda la familia.

Este salario mínimo es de 63.77 pesos diarios en el área geográfica B, donde está Querétaro, el cual apenas rebasa los 67 pesos en el área A, donde está comprendido el Distrito Federal. Es decir, está muy por debajo de la canasta básica ampliada que equivale a 171 pesos diarios, pues además de incluir alimentos incluye otros bienes como calzado, transporte y vivienda, es decir, los mínimos derechos que se supone nos garantiza la Constitución. Claramente estamos lejos de esa meta que podemos precisamente definir como mínima.

Es este mismo sentido, el Partido Acción Nacional, a través de su presidente Gustavo Madero, lanzó recientemente una campaña de recolección de firmas para que este debate pueda llegar a las urnas por la vía de la consulta popular en las próximas elecciones del primer domingo junio de 2015 donde, en resumidas cuentas, la pregunta que se hará a los electores será sobre si está de acuerdo con que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos suba el salario, respuesta que creo podemos anticipar.

El gobierno federal ha recomendado cautela con este tipo de decisiones y el sector empresarial sin ser totalmente frontal al respecto ha señalado riesgos que puede generar la medida.

Este no es un debate nuevo en la economía de las naciones, incluso en Estados Unidos el Presidente Obama está lanzando una agresiva campaña para llevar al Congreso una propuesta que incrementaría el salario mínimo de 7.25 dólares a 10.10 dólares. Otras economías emergentes muy exitosas, como la chilena, pasaron por este debate en cual resultó en un aumento en forma a este importante parámetro económico con más beneficios que perjuicios.

A continuación los pros y contras que los expertos debaten sobre el aumento al salario mínimo en México.

- De entrada, pensando en una economía con un rostro humano es indiscutible que hay millones de mexicanos que no pueden ni siquiera alimentar a su familia ganando tan sólo el salario mínimo. Eso por sí mismo amerita el debate y seguramente el aumento.

- Incremento del consumo en el mercado interno. El aumento al salario mínimo dispararía en cierta proporción el gasto de los consumidores que actualmente reciben un salario mínimo que se calcula en México 6.7 millones de trabajadores que equivale al 15% de la población económicamente activa. Esto pudiera ser un detonante del crecimiento económico.

- Algunos critican la medida ya que la consideran un detonante para el aumento de precios de los bienes y servicios que consumimos diariamente, o lo que es lo mismo genera inflación. Si este fuera el caso pareciera que un aumento al salario mínimo se vería inmediatamente contrarrestado en sus efectos positivos si todo estuviera más caro a la vez.

- Otros señalan que puede generar desempleo. Al aumentar el costo de la mano de obra que implicaría el aumento al salario mínimo, las empresas e industrias se verían forzadas a despedir trabajadores para poder sostener sus costos de producción y por lo tanto sus utilidades. Incluso se habla también de un término que en economía se le conoce como “sustitución de los factores de producción” donde pudiera en algún tipo de industrias sustituirse al trabajador con máquinas, si esto fuera rentable, precisamente para bajar los costos de producción ante el aumento del salario.

- Algunos impuestos, multas, permisos e incluso servicios que pagamos los mexicanos están tasados precisamente en relación al salario mínimo por lo que se sugiere que en caso de aumentar el salario mínimo para los trabajadores, se pueda establecer un salario mínimo administrativo que sea precisamente el que se aplique para estos propósitos ya que en caso de no hacer esta distinción pudiera afectar fuertemente a los mexicanos en lugar de beneficiarlos. Esto es incluso más fácil que modificar todas las leyes federales, estatales y locales que usan como referencia el salario mínimo.

Sin duda es fundamental que se de este debate, reitero, tan sólo por que la economía tiene que ser más humana. Participa de la manera que consideres más adecuada, seas trabajador o patrón, ganes un salario mínimo, menos del salario mínimo o mucho más.

Esta el canal de la consulta que hace el PAN pero si no quieres participar por esa vía te sugiero contactes por correo o carta a tu diputado federal o senador y le des a conocer tu opinión para que te represente.

Comentarios