Un INE caro, muy caro

Ángel Balderas

Los actuales consejeros del INE se quejan de un inexistente “recorte” a su presupuesto. Efectivamente, en 2021 ejercieron un presupuesto de 19 mil 593 millones de pesos, mientras que para 2022 la cámara de diputados les asignó un presupuesto de 19 mil 736 millones de pesos. Es decir, 143 millones de pesos más que lo asignado este año, así que ¿cuál recorte?

Estos funcionarios del INE tratan de engañar a la opinión pública quejándose de un “recorte” y todo porque pidieron aumentar su presupuesto para 2022 a 24 mil 650 millones de pesos, un aumento, totalmente injustificado, de más de 5 mil millones de pesos, según ellos que, para poder organizar, en caso de que se logre el mínimo número de firmas, el referéndum revocatorio relativo a la presidencia de la república. Que no se les haya autorizado un presupuesto mayor no significa que se les haya “recortado” el presupuesto. Si se les hubiera recortado el presupuesto, el próximo año deberían ejercer un presupuesto menor al ejercido en 2021.

México tiene uno de los sistemas electorales más caros del mundo. Algo inconcebible en un país en donde el neoliberalismo dejó un país con más de 60 millones de pobres. El costo de un voto en México es muy fácil de obtener, basta aritmética elemental. Al presupuesto del INE (19 mil 593 millones) hay que sumar el presupuesto para los partidos políticos para hacer campaña (7 mil 159 millones) y dividir esa cantidad entre el número de personas inscritas en el padrón electoral (casi 95 millones de electores) lo que da alrededor de 280 pesos por elector, costo que aumenta a 547 pesos por voto, tomando en cuenta que en las elecciones de este año votamos poco menos de 49 millones de personas.

En comparación, un estudio de la BBC de Londres, de 2016, señalaba que un voto en Francia costaba apenas 1.88 dólares y en Estados Unidos menos de 12 dólares por voto, mientras que, en nuestro país, costó en 2021, poco más de 27 dólares, 14 veces más que en Francia.

Del presupuesto del INE en 2021, casi el 55 por ciento se va a su presupuesto “base”, no para procesos electorales. Esa cantidad equivale a 10 mil 726 millones de pesos. Mucho de estos casi 11 mil millones de pesos se va en jugosos y extravagantes sueldos para los altos funcionarios del Instituto. Algo que ya debe cambiar en este país. 

Presidente del Consejo Estatal de Morena

Comentarios