Trabajadores de la cultura

El gremio mantiene su confianza en que Andrés Manuel López Obrador y su proyecto fortalezcan al Instituto Nacional de Antropología, (INAH) y al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)
02/12/2018
07:13
-A +A

En esta época donde el sindicalismo ha sido torpedeado por los “sindicatos blancos” y los contratos outsourcing en contubernio con algunos gobiernos “prianistas”, ante la “Cuarta Transformación” el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTSC) sobrevive optimista con planteamientos concretos. Ello, pese a la indiferencia de la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, quien se erige como la “omnipotente dama de la cultura”.

Con José Enrique Vidal Dzul en la Secretaría General, el gremio mantiene su confianza en que Andrés Manuel López Obrador y su proyecto fortalezcan al Instituto Nacional de Antropología, (INAH) y al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), donde se encuentra su principal bastión de agremiados.

Este 28 y 29 de noviembre, en el Hotel Lodge Uxmal, Yucatán, han celebrado su Segundo Congreso Nacional donde hablaron de los presupuestos que requerirán los desconcentrados de la Secretaría de Cultura para, de forma adecuada, hacer sus funciones que por ley, para el INAH y el INBA, han sido investigar, conservar y difundir sus patrimonios arqueológicos, el primero, y culturales, el segundo.

Los recursos que el sindicato autogenera, en el caso del INAH, son por visitas guiadas y otros servicios; sin embargo, se considera que esta institución tiene una mala administración de sus recursos porque no cuentan con un derrotero de gastos urgentes como mantenimiento y conservación de zonas arqueológicas. A estas zonas, por ejemplo, en este último año no les dispensaron combustibles ni herramientas, argumentando trabas en el proceso de compras y adquisiciones.

Para no depender estrictamente de los presupuestos oficiales, el sindicato ha enfocado su atención en productos y servicios como los trabajos de los investigadores y su publicación, ya que como técnicos y manuales su función es la conservación directa de las zonas arqueológicas y museos. Por ello, con base en el artículo 288 de la Ley Federal de Derechos, han realizado visitas especiales fuera de las oficiales que autoriza la ley, y sin gastar recursos de la institución. Con ello dicen haber generado ingresos suficientes para la conservación de los entornos de las zonas arqueológicas; logrando así más pernoctas, gente en restaurantes, artesanos, en lugares como Chichen Itzá, Cobá y Tulum, en Quintana Roo.

Una de las críticas que el gremio ha hecho al INAH es que no enfoca recursos suficientes para la catalogación de monumentos históricos, sin embargo reconocen la nobleza de los fines y propósitos del organismo.

Procedente de la iniciativa privada, José Vidal Dzul Tuyub ha trabajado desde 1997 en Uxmal como custodio en la zona arqueológica y asegura que ahí empezó a entender el tema del flujo de turistas, y el proceso de la administración pública en el INAH, así como las vicisitudes para mantener estos espacios. Para él, desde la visión central de los funcionarios del INAH, hay una desarticulación hacia los objetivos centrales de las zonas arqueológicas y museos. “Si Uxmal, que es una zona arqueológica importante, tiene limitaciones presupuestales no quiero pensar en las que tienen solamente dos o tres visitas al día”.

Como organización sindical han entregado a Andrés Manuel López Obrador y Diego Prieto estudios donde dan su visión de la democratización de la cultura. Tema que hoy está en boga por quienes consideran que con cultura resolverán los problemas de seguridad del país, o reconstruir el tejido social y democratizar al pueblo, “Nosotros seguiremos empujando y nos congratulamos de la modificación al cuarto constitucional, penúltimo párrafo, que habla del acceso a la cultura de las poblaciones. Por ello, en nuestros grupos de reflexión política consideramos que los mexicanos no tienen por qué pagar accesos a la cultura y menos a sus valores patrimoniales a cargo del INAH y del INBA” afirmó el líder sindical.

Comentarios