Techo México

Ángeles Ochoa

“Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros”. Albert Einstein. Científico alemán de origen judío, acreedor al Premio Nobel de Física en 1921.

     En el nudo del fin de semana, aparezco con mi inspiración para abrir un espacio a la reflexión y a motivar a quienes me honran con su lectura para fomentar nuestro crecimiento como seres humanos y las obras buenas que marcan no sólo pauta, sino que también hacen la diferencia.

     Y bueno, dentro de esta inspiración, previo a presentarle a mi distinguido grupo de seguidores la organización social de este sábado, los exhorto de manera muy polite, a que nos detengamos a leer el siguiente proverbio, acuñado a San Agustín de Hipona, personaje que no es cosa menor en la historia de la Filosofía y la Teología, es decir, era una mente amalgamada en un alma brillante. Él mencionaba: “Con el amor al prójimo, el pobre es rico…sin él, el rico es pobre”. Y es muy cierto y comprobable este sentido de vida.

     A mi como mujer joven altruista, me ha inspirado el llevar como estandarte y emblema otra rase del dominio público que dice a la letra: “La generosidad genera”.

     Y pasando a conocer ahora sí la asociación civil que hoy día traigo para ustedes, les comento que su nombre como habrán notado en el título que da nombre a este escrito, corresponde a TECHO.

     Así pues, es que hablaremos acerca de su HISTORIA,  ANTECEDENTES Y LOGROS:

      En 1997, un grupo de universitarios comenzaron a trabajar por el sueño de superar la situación de pobreza en la que vivían los millones de personas en los campamentos marginados de las ciudades. El sentido de urgencia en los asentamientos los movilizó masivamente a construir vivienda transitorias en conjunto con las familias que vivían en situaciones precarias y a volcar su energía en búsqueda de soluciones concretas a la problemática que las comunidades enfrentaban día a día.

    

     Un Techo para mi país, se constituyó oficialmente en México en el año 2007, y se inició la construcción voluntaria de 81 viviendas transitorias, así como la primara movilización masiva de 450 voluntarios en el Distrito Federal, Estado de México y Querétaro.

     En el año 2012, se realizó el cambio de marca. Un Techo para mi país, se convirtió en TECHO.

     En los siete años de existencia de la institución,  se han movilizado más de 35,000 voluntarios, se han construido 2970 viviendas transitorias, se han implementado 21 mesas de trabajo permanente, y se han detectado 600 comunidades.

     Si a ti te atrae el llamado de sumarte al equipo de voluntarios de esta magnífica institución, puedes contactarte al correo electrónico: [email protected]

     Con esta información les digo: ¡Hasta siempre! Y espero disfruten mucho esta semana y que les traiga asuntos muy productivos. 

Comentarios