Teatro Metropolitano

Saludar con sombrero ajeno ha sido la estrategia más redituable del Ejecutivo del estado. Presume obras y acciones de los gobiernos panistas como propias frente a la ausencia de logros a tres años de gestión.

Ante la apertura del Teatro Metropolitano, que concibieron y adelantaron en su construcción las administraciones panistas de Manuel González Valle y Francisco Garrido, encontramos un claro despropósito del actual gobierno priísta al aletargar durante años la entrega de esta magna obra. En las administraciones panistas se tuvo un avance determinante de entre 70% y 80%; en cambio, en tres años del gobierno estatal priísta no se pudo, ni se quiso, avanzar en su proporción. Es decir, los gobiernos del PAN en menos de tres años hicieron el triple de lo que realizó en el mismo periodo el gobierno del PRI.

Tres años de desidia y abandono impidieron contar con espacios para expresiones culturales y significaron pérdidas monetarias que cancelaron una importante derrama económica para la entidad, pues fueron años de inoperancia. ¿Cuántas obras, exposiciones o eventos se pudieron realizar en los últimos tres años? ¿Qué derrama económica hubieran significado? ¿Por qué el Ejecutivo estatal retrasó su entrega? ¿Están administrando la entrega de obras a falta de éstas?, o ¿la cultura no es una prioridad para el gobierno estatal del PRI?

La buena política exige honor. El gobernador debe reconocer la iniciativa y visión de los gobiernos de Acción Nacional para atender la necesidad y conveniencia de esta obra en favor de la cultura y su promoción. Sabemos que la probabilidad apunta a que sólo buscará generar la percepción de que esa obra se debe a su gobierno, tal y como lo hizo con el Centro de Congresos.

Los ciudadanos juzgarán esas viejas prácticas que tergiversan la información y que se esconden en la falsa comunicación. Ya en campaña criticaron la industria aeronáutica, que es hoy su carta de presentación, exigieron transparencia y hoy día están reprobados en la materia, criticaron obras como el Acueducto II, el Centro de Congresos, el Teatro Metropolitano y, finalmente, los han inaugurado sin mayor rubor. Sin ningun reconocimiento.

Presidente del CDE del PAN

Comentarios