Saber identificar la oportunidad que se te presenta, en conjunto con tu habilidad para insertarla como solución a tu problema, circunstancia o proyecto en un punto personal de vista lo denomino suerte, las circunstancias y oportunidades que se dan en la vida debemos saber identificarlas, les puedo apostar que ha habido miles de oportunidades que se les han presentado.

Además de identificar la oportunidad debemos tener la habilidad de insertarlo como una solución de nuestros proyectos o problemáticas, cuántas veces hemos escuchado  a otras personas y a nosotros mismos exclamar ¡perdí la oportunidad!, ¡no quise invertir y ahora mira!, ¡no fui en tiempo!, ¡me dio temor!, ¡debí haberle comentado!, nunca debemos dejar de luchar por lo que queremos, por lo que visualizamos, la vida pasa rápido y no debemos lamentarlos por lo que no hicimos, si hubiere un lamento lo mejor que sea por lo que hicimos y no por lo que dejamos de hacer, debemos dejar huella y esa huella no debe ser de derrota, si no de  victoria de haber sido valientes, de no solo haber identificado la situación y haber tenido la habilidad de insertarla como solución, sino también de que afrontamos la responsabilidad que conlleva y sus consecuencias.

Identificar la Oportunidad, más la habilidad para insertarla al proyecto, más la responsabilidad de las circunstancias que se den y solucionarlas es igual  a suerte, la anterior formula no significa que todo se dé por añadidura, es decir, el resultado es suerte y la suerte se trabaja, se moldea, se piensa, se origina, lo que usted está pensando es en suertudo que tiene otra connotación, es decir, el suertudo no trabaja entorno a todo ello simplemente le llega por un golpe de circunstancias que lo impulsa y que le tocan a él.

Sabiendo la diferencia que desde mi punto de vista le doy a la suerte y al suertudo, espero que esta reflexión nos deje algo que aporte para nuestras vidas un mejor entorno con calidad y calidez, mediando el trabajo, el poder del pensamiento, eliminando las barreras mentales que nos ponemos o que nos han puesto por generaciones, sabiendo que en todo trabajo o proyecto existe un riesgo y que el que más le apueste al  riesgo, tiene más que perder pero también más que ganar.  

 

¿Y tú qué esperas para generar la suerte?

Reflexiona y Actúa    

Comentarios