Sting, un hombre difícil

Juan Manuel Badillo

El británico Sting ofrecerá un concierto el 10 de octubre en La Arena Teques, en Tequesquitengo, Cuernavaca, ante unos 7 mil espectadores. 

El ex vocalista de The Police también pasará un fin de semana en la ciudad que vive en la eterna primavera.

La noticia del concierto en México se dio a conocer el pasado fin de semana en la página del propio cantante y corrió como pólvora por todo el mundo. La pregunta que nos hemos, todos, prensa y fanáticos, es ¿qué diablos hará Sting en una de la ciudades más violentas de México?

Una de las posibles respuestas es que el cantante tomó la decisión de venir al país viendo un catálogo turístico de la Secretaría de Turismo de Morelos y que se enamoró del lago de Tequesquitengo.

La otra posible respuesta es que el cantante quiera conocer el pueblo donde fue detenido el niño sicario, “El Ponchis”,  y escribir una canción sobre las consecuencias de la sobre explotación laboral infantil.

Posiblemente el inglés quiera también visitar la casa que habitó en sus últimos años de vida la cantante Chavela Vargas, frente al cerro del Tepozteco.

La primera dama de la entidad, Elena Cepeda, dijo a la prensa nacional que existen las condiciones de seguridad necesarias para Sting y como garantía antepuso su palabra: “Para eso estoy yo aquí (ante la prensa)”, agregó.

Cepeda aseguró que también existen las garantías para brindar tranquilidad a los 7 mil espectadores que recibirá La Arena Teques y a los visitantes foráneos que llegarán al estado buscando escuchar en vivo el tema de “Roxanne”.

“Que Sting venga quiere decir que en Morelos también pasan cosas buenas”, dijo la también presidenta del DIF estatal.

De 800 pesos es el precio más bajo del boleto para ver a Sting en Tequesquitengo y de 2 mil 500 el más alto. Eso significa que en la reventa los boletos pueden alcanzar hasta los 5 mil pesos.

“Está preparado un programa especialmente para nosotros con las canciones que nos han acompañado durante muchos años”, agregó Cepeda.

Sting se presentó por primera vez en México como el front man de The Police y pasaron más de 10 años sin saber nada del músico. Regresó como parte de conciertos privados que organizó en 2010 una marca de whisky, en un recital que costó más de 7 mil pesos la entrada por persona.

La venta oficial de los boletos para el concierto de Sting se abrió oficialmente el martes pasado y se espera un sold out. De agotarse las entradas en poco tiempo se instalarán dos pantallas en el Centro de Congresos de Cuernavaca que puedan ser vistas por unas 2 mil personas más. De lo contrario, los morelenses se quedarán con las ganas de escuchar al güerito de Police y no importa que se haya pagado el concierto con el dinero de sus impuestos.

Como partes de sus actividades, Sting y su equipo pasaran un fin de semana en la ciudad de Cuernavaca y se espera que envíe un mensaje grabado al Congreso de Alternativas Verdes, que se organiza a mediados de octubre.  

Se han presentado en La Arena Teques el tenor Plácido Domingo, y los cantantes Manuel Mijares y Marco Antonio Solís El Buki. Se informó que lo recaudado por estos eventos es utilizado para obras públicas y proyectos que beneficies a la población morelense.

Nina Serratos, directora del Fondo Estatal para la Promoción y Desarrollo de Eventos Vinculados con la Cultura y el Turismo (Procultur) señaló que fueron 10 meses de negociaciones con los representantes del rockero.

Explicaron que fue una dura negociación y no “un romance”, y que Sting había cobrado en pesos y no en dólares. “Es un hombre difícil”, dijo Elena Cepeda con cierto pesar en su corazón.

FIN

Comentarios