SOS para México, pero pónganse las pilas

José Alfredo Botello Montes

En la alternancia política que estamos viviendo en México, el Partido Acción Nacional (PAN) ha demostrado con hechos que antepone el interés político-partidista ante el interés general del país, en búsqueda del bien común anhelado por todos los mexicanos.

Desde la oposición responsable, el PAN, sin mezquindad ni cálculo político, apoyó al gobierno y su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), para rescatar al país en la debacle económica en que estábamos cayendo en 1988, con la aprobación de ordenamientos legales para crear mecanismos más eficientes de supervisión de las actividades crediticias, facilitar la capitalización de los bancos, así como la ceración del Fondo de Garantía de Depósito para proteger e dinero de pequeños y medianos contribuyentes.

También se creó el Instituto de Protección al Ahorro Bancario y se fortaleció al Banco de México dotándole de plena autonomía, pasando desde luego por la aceptación del Fondo Bancario de Protección al Ahorro que unilateralmente había puesto en marcha el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, pero que necesitaba la aprobación del Congreso, por lo que el Partido Acción Nacional la apoyó porque de lo contrario nos iríamos al despeñadero económico como sucedió en Argentina.

Como gobierno, los panistas a pesar de la oposición del PRI-Verde le pudimos dar a este país sustentabilidad económica, apertura y construcción de la vida democrática, así como de combate frontal a la delincuencia, esta última tan acentuada en el país que no se pudo reducir al mínimo pero que se ha seguido combatiendo por la actual administración.

Al inicio de la legislatura actual le dimos al gobierno priísta federal una reforma laboral que poco o nada han aprovechado para la generación de más y mejores empleos, le concedimos la posibilidad de reincorporar las funciones se seguridad pública en la Secretaría de Gobernación y ahora vemos a su titular inmerso en tareas de seguridad cotidiana de algunos estados, asumiendo responsabilidades que les toca a los gobiernos estatales como el caso de Michoacán y Tamaulipas.

Les dimos, desde el Congreso, con la participación del Partido Acción Nacional en el año 2012, una Ley de Ingresos y un Presupuesto inercial de Egresos con el que se suponía sortearían el inicio de su gobierno y un segundo en el 2013 incluso “copeteado” con su “reforma fiscal” que es gravosa para los mexicanos y que ha detenido el rumbo ascendente, reforma esta última en la que no les acompañamos por considerarla como un dardo envenenado para la economía de este nuestro país.

Apenas hace unas semanas acabamos de aprobar un paquete de leyes reglamentarias en materia electoral y que aún sin ser publicados por el Ejecutivo los priístas y partidos que le apoyan de manera sui generis y apresuramientos a los poquísimos días de su aprobación se está modificando para acotar o eliminar el “haber de retiro” que se les otorgaba a los magistrados del Tribunal Federal Electoral, así como otra para permitir a los partidos políticos que postulan un mismo candidato, puedan compartir los votos que se hubieran emitido en favor de este pero signando los logotipos de los postulantes, ya que con esa figura puede seguir contando con el acompañamiento del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Aun así los legisladores que pertenecemos al Partido Acción Nacional, de meses y semanas atrás, hemos sido consistentes en trabajar con otras fuerzas políticas y el propio gobierno para sacar adelante las reformas secundarias en materia de telecomunicación y energética, estando conscientes que el progreso del país no se puede parar por mezquindad o cálculo político, además que en ellas están impresas muchas de las aspiraciones que los blanquiazules hemos ido recogiendo con la ciudadanía en el paso del tiempo.

Estamos prestos a acudir al periodo de sesiones que se estaría convocando en la segunda quincena del mes entrante, teniendo como premisa el fortalecimiento del Estado y no tan sólo el gobierno, como lo conciben el Partido Revolucionario Institucional y su gobierno.

Ojalá que estas leyes secundarias que le estamos dando al país y que son tan esperadas en este SOS, que a diario emite el presente gobierno, sean de provecho y se despegue en beneficio de todos, para seguir construyendo una patria ordenada y generosa, así como una vida digna para todos.

Diputado federal y consejero del PAN

Comentarios