24 / junio / 2021 | 08:09 hrs.

Sobre todo por dignidad

Carlos Lázaro Sánchez

Existen contiendas que por sus motivos reivindican y dignifican el actuar en la política. El objetivo que tenemos en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) por revocar la reforma energética es una de esas contiendas que dignifican, ya que responde a los principios de defensa de la soberanía nacional que el PRD ha reivindicado en todo momento de su historia, y ser congruente, es un acto de dignidad.

Además, reconocemos que la reforma energética tendrá consecuencias que polarizaran las condiciones sociales que vive el país. Procurar revertir estas condiciones termina siendo un acto digno en sí mismo por pretender un México más justo, equitativo, democrático; es decir más, de todas y de todos.

Por otro lado, esta reforma se llevó en un proceso legislativo que poco consideró la opinión ciudadana y que se sostuvo en los intereses cupulares a nivel empresarial y político. Es por ello que los medios que estamos impulsando en el PRD para la revocación de la reforma promueven el empoderamiento del ciudadano para hacer valer su opinión. En ese sentido, decir lo que se quiere y hacer lo que se piensa son característicos de sujetos libres y ciudadanos que ejercen con dignidad sus derechos.

Actos como estos que van en contra de la reforma energética contrastan dos maneras de ver y ejercer la política. Una, es la anacrónica sustentada en la lógica del acarreo y los líderes charros; y la otra, la progresista, que se sustenta en la participación ciudadana y en la búsqueda mediante acciones organizadas de su bienestar.

En el PRD estamos convencidos que el trabajo debe ser con la ciudadanía, porque entendemos que hoy la política es la que primero suma, luego escucha y después hace. Algunos dirán que esta manera es poco efectiva, y quizás es cierto, sin embargo es menos efectivo y funcional para la sociedad aquello que siembra el encono y la diferencia. Por ello pensamos que con actos como este también contribuimos a la reivindicación de la política como el acto que procura el beneficio colectivo.

Por todo esto en el PRD hemos relanzado la campaña sobre la consulta popular en materia energética, ahora en una nueva fase luego de la aprobación de la ley en la materia el pasado 10 de diciembre. El objetivo es someter a referéndum la aprobación de la reforma energética y exigir su revocación.

El camino que nos hemos planteado en esta nueva etapa es la recolección de dos millones de firmas que avalen la solicitud que se presentó a la Cámara de Diputados, para que se pida al Congreso de la Unión la realización en 2015 de la consulta popular en materia energética.

A partir de ahora emprenderemos una intensa movilización en todo el país con el objetivo de estar presentes en cada uno de los municipios de la República Mexicana, en las principales ciudades del país para recolectar las firmas que hagan válida la consulta popular.

Hoy estamos ante un gran esfuerzo e invitamos a la ciudadanía a recordar que lo más importante es defender la riqueza petrolera y energética de los detractores del país.

Estamos convencidos que fortalecidos en la dignidad de nuestros actos, llevaremos la decisión de la ciudadanía a una consulta popular en el 2015 y así poder decir no a la privatización del petróleo.

 

Presidente del Comité Directivo Estatal del PRD

Comentarios