Siguen acumulándose éxitos

Edgardo Cabrera Delgado

Es claro que por varias razones, entre ellas el gobierno de José Calzada, el estado de Querétaro está repuntando en diversos temas: asentamiento de nuevas empresas o expansión de algunas que ya venían operando, lo que ha generado empleos que a su vez se ha traducido en aumento de ventas, entre ellas el mercado inmobiliario que se ha disparado; más universidades e instituciones de educación superior, así como la creación de nuevas carreras y especialidades.

No todo es jauja y cuentos color de rosa; el impresionante incremento de nuevos habitantes en la entidad y principalmente en ciudades como la capital, San Juan del Río, Corregidora y el Marqués, genera una problemática compleja.

Vayamos al grano. La pregunta obligada es: ¿Cómo van a proveer las autoridades de toda el agua y electricidad que requieren las nuevas industrias y los nuevos asentamientos de vivienda? ¿De cuánto es o será el presupuesto para ampliar los servicios de recolección de basura, de alumbrados públicos o de contratación de más policías para garantizar el orden y la seguridad pública que tanto presumimos?

¿De cuánto gasto estaremos hablando para mantener las calles sin baches, los sistemas de drenaje y alcantarillado, la construcción de más escuelas y ampliación de más aulas y más centros de recreación familiar? Y ¿De dónde va a salir tanta “lana” para todo lo señalado anteriormente? Por si algo faltara, qué con los millones, cientos de millones de pesos dilapidados y no aclarados que perpetraron en varias administraciones municipales. Será muy raro que se proceda conforme a la Ley en contra de ex presidentes municipales y funcionarios de primer nivel implicados; total, el dinero no es de las autoridades, es de los contribuyentes.

Qué bueno que pronto viene una Ley de Contabilidad; si se aplica, van a faltar celdas para encerrar a pillos y a deshonestos servidores públicos a quienes les vale la ley porque tienen influencias, amigos y compadres en niveles superiores. México cuenta con excelentes instituciones jurisdiccionales, buenas leyes, pero son letra muerta para los poderosos. La ley es sólo para los pobres, los que no tienen para pagar un buen abogado.

Nuestra bella ciudad sufre los síntomas de una enfermedad que será crónica y degenerativa: ya son insuficientes las calles y avenidas para el exagerado incremento vehicular; también, salvo honrosas excepciones, en algunas secretarías y dependencias de los gobiernos estatal y municipales los trámites tardan muchísimo; y ya no se diga lo que pasa en el Seguro Social o en el ISSSTE.

Tener tanto éxito cuesta mucho. Si en Querétaro se sigue abonando que somos de lo mejor, con buena seguridad, con leyes que protegen y garantizan inversiones; entonces que no chillen cuando la casa esté tan llena de gente. Ya se resiente la disminución en la calidad de vida, y como lo apuntaló el propio gobernador, José Calzada, él no quiere dejarle a la próxima administración un estado colapsado por un desarrollismo extenuante.

Miremos a esa ciudad ejemplo nacional que es Monterrey, donde su gente ha sabido luchar y trabajar en las condiciones más adversas para salir adelante, pues hay que reconocer que no vive los mejores momentos. Hace apenas unos cuantos años era el lugar perfecto, el ideal para celebrar convenciones; era el líder. Era, pues políticos y algunos empresarios subestimaron la necesidad de cuidarla.

Cuando en 1976 regresé de Colombia como becario de la OEA, advertí que en ese país el miedo a las organizaciones criminales, a las FARC y a los grupos guerrilleros era constante. Cuando viajaba al interior por algunos de sus departamentos, llegamos a encontrar grupos de gente armada en retenes. Muchas ocasiones comenté que nos pusiéramos las pilas para no “colombianizarnos” y siempre la respuesta fue que nunca llegaríamos a enfrentar esta problemática, que nuestros vecinos del norte, los gringos, sí, los que armaron hasta los dientes a las organizaciones criminales en México con Rápido y furioso; sin embargo, actualmente, los resultados son tan o más graves que en Colombia. La mesura, la inteligencia de nuestros políticos y líderes debe sumarse a los sectores social y empresarial para tomar decisiones en torno a sustentabilidad, crecimiento y desarrollo en todo el estado de Querétaro.

Presidente del Club Skal Internacional

Comentarios