Si lo sabe Dios que lo sepa el mundo

César Lachira Sáenz

Vaya que si de torpeza se habla, quien ganaría el premio “Oscar” sería el consejero del agonizante Instituto Electoral de Querétaro (IEQ), Magdiel Hernández Tinajero, quien postulara para ser consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) – Querétaro.  En momentos del proceso de selección asistió a un evento organizado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) denominado QXXI.

El asunto también involucra a su actual presidenta del IEQ Yolanda Elías Calle porque se ha mostrado complaciente y hasta con cierto beneplácito en la actuación de sus consejeros en este tipo de actividades.

Si continuamente se acusa a la presidenta de recibir instrucciones desde la secretaria de gobierno y actuar en consigna, no entiendo ¿cómo es que permite que uno de sus consejeros asista a un evento partidario? La acción realizada por el consejero resulta grave,  no sólo porque confirma lo que dicen sus detractores, sino también porque pone en duda la trasparencia de un órgano electoral.

QXXI tenía un propósito claro, “la conformación de la plataforma política del PRI”. Ahora bien, puede ser que alguien mal intencionadamente lo invitó a sabiendas que pone en riesgo la credibilidad del órgano electoral, o de plano se vistió de la rojo, como dice el refrán: “sí lo sabe Dios, que lo sepa el mundo.

Claro, este mal antecedente le resta legalidad e imparcialidad al instituto, o de plano estamos regresando al viejo estilo corporativista.  ¿Si de plano se sabía cómo se pone la oposición, porque lo invitan?

LA POLICIA MUNICIPAL PERSECUTORIA

Vaya que la policía municipal anda desatada, no sólo por las más de 500 infracciones que levanta a diario, en la mayoría de vehículos de modelos antiguos, los pretextos sobran, pero la petición es la misma: “o te mochas o levanto la infracción”.

No estamos levantando acusaciones falsas, si no observemos a diarios las motos y patrullas esperando a la caza de vehículos en 5 de febrero o Bernardo Quintana. Te piden como mínimo 500 pesos y eso depende, si traes placa de otro estado, que falta tu verificación, que no usaste las intermitentes, que ibas a una velocidad superior a la permitida cuando tu carrito viejo con las justas llega a los 80km por hora.

Lo peor del asunto que cuando te detiene y te resistes a la mordida llaman refuerzos para intimidarte y llegan 3 o 4 patrullas como si fueran a detener a un peligroso narcotraficante, cuando se trata de un ciudadano común que paga sus impuestos para pagar los sueldos a éstos policías.

En un informativo local se denuncia al policía Gustavo Franco Meléndez por querer extorsionar al ciudadano Héctor Bohoslavsky bajo el argumento de tener placas de Puebla, como si ello constituyera un delito. Como este hecho son miles.

Pongo en duda que el mínimo de infracciones que se le solicita a cada moto o patrulla sea cierto, es por eso que las autoridades deben velar por el respeto y derecho de los ciudadanos. Si  nos quejamos de la policía del Estado de México por ser la más corrupta, no sea que estemos tomando el mal ejemplo.

FRANCISCO DOMÍNGUEZ Y LOS 4 JINETES DEL PAN

Vaya que en la prensa nacional siguen muy de cerca al senador Francisco Domínguez Servién junto con Juan Bueno Torio, Rubén Camarillo y Francisco García Cabeza de Vaca. La acusación, el haber comprometido su apoyo legislativo, y al mismo tiempo solicitar beneficiar a una empresa que estaba en centro de acusaciones por fraude: Oceanografía”

A partir de ello,  de acuerdo al periodista Carlos Loret de Mola, “Sus interlocutores los desdeñan. Sus colegas legisladores prefieren guardar distancia. Sus compañeros de partido les vieron el cobre y sólo levantan la ceja”.

La acusación es fuerte pero no llama la atención, se sabe que los 4 jinetes del PAN están acostumbrados a éstos actos de corrupción. Lo que si resulta fuerte en la apreciación del periodista es la parte final de su análisis: “Habrá que seguir la ruta del dinero en las carreteras que llevan a estos cuatro nombre”. Uff uff como dice el dicho, “cuando el bolsillo suena, dinero trae”.

Comentarios