Sí hay quinto malo.

Enrique Guerrero

Esta vez sí hubo “quinto malo” pues Gallos Blancos, a pesar de todos sus esfuerzos, de sus buenos deseos por continuar enrachados, vio rota su cadena de resultados favorables al caer con una “máquina azul” que no convence, pero les ganó a los emplumados de puro milagro; los queretanos no pudieron ligar cinco jornadas sin derrota.

Ese encuentro pintaba más para un empate. Cruz Azul, con todo y sus figuras como Fabián, Chaco, Torrado, Formica, Joao Rojas (el del gol del triunfo tras el regalito que le dio la defensa queretana) y compañía, no fueron más que Gallos en el terreno de juego. Las fuerzas se vieron niveladas y sólo se esperaba que alguien cometiera un parpadeo para que el duelo se inclinara hacia su favor. La pelea estaba fincada más en medio terreno que en la apuesta por el futbol ofensivo.

Entiendo a los celestes sobre el por qué no andan bien aceitados. También debían tomar sus precauciones, sabían que enfrentaban a un rival crecido, con un futbol ordenado, con el oficio de su gente de experiencia y la juventud de algunos de ellos. Sinha que fue titular, Danilinho, el sorprendente Camilo Sanvezzo, el carácter de Yasser Corona – a quien por cierto le costó dos amarillas y dejó con 10 a su equipo a unos minutos del final-, de George Corral, del “negro” Martínez. Todo ello hizo el Cruz Azul lo pensara dos veces a la hora de atacar y por lo parejo de la situación, casi se da el empate.

Gallos no fue a encerrarse, fue al Azul a pelear. Sólo que otra vez le faltó calma para ser contundente, frialdad para definir, como esa que mostró el ex goleador del Vancouver de Canadá en la MLS, Camilo Sanvezzo.

Antes de ir abajo 1-0 con el penal de Corona sobre Pavone -cobró bien Rogelio Chávez- Ángel Sepúlveda tuvo una clarísima a los pocos minutos de iniciado el partido. Al chavo le faltó colmillo para saber definir, sintió presión y desperdició la oportunidad que le hubiese dado una ventaja tempranera a Gallos para manejar el partido. Con todo y eso, los plumíferos que saltaron a la cancha capitalina, de blanco, no se vieron del todo mal. Sí pudieron regresar a casa con mejores dividendos pero bueno, esta caída -la segunda de la temporada- los hará reflexionar para volver a cargar las pilas y continuar en la lucha por los primeros lugares de la clasificación general. Hay equipo y tienen con qué.

Con este tropiezo, como señalo al inicio, ven rota su racha de 4 partidos sin perder, no pudieron llegar al quinto, pero sí cayeron al quinto lugar de la clasificación general atorándose momentáneamente en 10 unidades, a 6 del superlíder invicto América, mientras que Monterrey llegó a 13 de la mano con Atlas y Santos que con su triunfo sobre Toluca subió a 11 puntos. Los azules, por su parte, siguen siendo de media tabla para abajo, alcanzando los 8 puntos.

Gallos, sino quiere seguir perdiendo posiciones, debe apretar el paso pues ya le pisan los talones conjuntos como Tigres y Pachuca que llegaron a 9 puntos.

Los emplumados regresan a casa y tendrán dos fechas consecutivas de locales, las cuales deben aprovechar al máximo quedándose con los 6 puntos en disputa.

La situación no es tan fácil pero, heridos por este descalabro, deben sacar la casta y hacer que por lo pronto sus siguientes huéspedes, los “Rayados” de Monterrey, paguen los platos rotos con todo y su artillero Dorlan Pabón.

Por cierto, Camilo Sanvezzo, con su gol del sábado, arribó a 4 tantos y es sublíder de los romperredes.

Gallos repetirá en La Corregidora ante los “Camoteros” del Puebla. En su tercer partido, los pupilos de Nacho Ambriz viajarán a la “perla tapatía” para encarar a las alicaídas Chivas Rayadas del Guadalajara. Los tres en las fechas 7, 8 y 9 de la Liga MX en su actual Torneo Apertura 2014.

Hasta la próxima.

Comentarios