Serena, Morena

Guillermo Tamborrel

Es lamentable que algunos comunicadores, con el afán de “ganar rating” —no quiero pensar en alguna otra razón—, pierden objetividad y caen en el amarillismo

Serena, Morena, que todavía no ganas, ni ganarás. Hoy, a pesar de que punteas las encuestas, no ganarás porque todavía son más, muchos más, los que se sumarán con su voto a la candidata o candidato que te pueda vencer, así que serena, Morena.

Primero es indispensable tener presente que hoy las encuestas pasaron de ser un instrumento de medición o, como muchos dirían, “una fotografía del momento”, a ser una autentica herramienta electoral que se utiliza para generar percepciones favorables que finalmente se traduzcan en votos para el candidato de casa —y que paga la encuesta— y también para que les resten votos a los candidatos adversarios. Todos los equipos de campaña quieren y deben emitir el mensaje de que su candidato es el ganador primero porque muchos votantes son atraídos “al equipo ganador” (muchas personas solo quieren estar con el ganador sin consideración alguna) y segundo porque eso desanima a sus adversarios restándoles energía y efectividad. De ahí que difundir datos falsos o interpretaciones sesgadas sea parte de la estrategia de campaña de prácticamente todo candidato.

Segundo, los señalamientos de que ya eres la virtual ganadora de la elección presidencial son errados, entendibles pero equivocados, ya que parten de interpretaciones también erradas e incompletas. Por ejemplo: partiendo de la encuesta publicada por EL UNIVERSAL hace unos días, y cuya nota encabeza con AMLO 10.9 puntos arriba de su competidor más cercano y aparece una gráfica que señala que AMLO tiene el 42% de las preferencias y su más cercano competidor 31.1% (preferencia efectiva), me parece incorrecta y hasta amarillista. Peor aún cuando algún comunicador la señala en su noticiero como si esa fuese la gran noticia, la verdadera preferencia electoral; es decir, que el 42% de los electores expresaron votar por ti, Morena. Cuando en la realidad solo lo hizo el 34.6% y tu aparente ventaja es de 9 puntos. Y digo aparente, primero, porque se estima que el 80% de los indecisos que si bien no saben por quién votarán entre los candidatos Meade, Anaya y Zavala, sí saben que no votarán por ti y hasta votarán por “el segundo lugar” con tal de que tú no ganes. Si esa misma encuesta señala que los indecisos son el 8.6%, quiere decir que cerca del 6% votará en contra tuya (esto reduce tu supuesta ventaja a solo 3 puntos). Segundo, la encuesta y los señalamientos no consideran que sí habrá Anayistas que voten por Meade y priístas que voten por el panista con tal de que tú no ganes. Lo mismo puedo decir de los zavalistas, votarán por el segundo lugar trátese de quien se trate. Es por ello, estimada Morena, que señalar que tienes el 42% de las preferencias y que eres la virtual ganadora es incorrecto. Si las elecciones fuesen hoy, hoy no ganarías.

Es lamentable que algunos comunicadores, con el afán de “ganar rating” —no quiero pensar en alguna otra razón—, pierden objetividad y caen en el amarillismo al señalar como cierta una situación o circunstancia que en la realidad no lo es, creando o fortaleciendo con dichos señalamientos la percepción de que tu victoria, Morena, es virtualmente un hecho. Lo más preocupante de ello es que alimenta la creencia de que si no ganas es que te hicieron fraude a ti y a millones de mexicanos patriotas, y eso sí es “azuzar al tigre”.

Fuente de los deseos. Ojalá todos fuésemos más inteligentes y no fortalezcamos falsas expectativas que nos lleven al confrontamiento entre mexicanos.

 

 

 

Comentarios