Seguridad social para padres solteros

Ricardo Astudillo Suárez

De las 20.8 millones de familias que hay en México, al menos 907 mil están a cargo de hombres solteros

El núcleo social se va transformando día a día y dentro de este la paternidad sin la figura materna es una realidad que ha ido en crecimiento a lo largo de los años; con mayor frecuencia observamos que hay familias monoparentales donde el hombre es padre soltero, viudo, divorciado, separado o abandonado.

De las 20.8 millones de familias que existen en México, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Población de 2009, al menos 907 mil están a cargo de hombres solteros.

Por cualquiera que sea la situación, en estos hogares monoparentales los menores no obtienen los mismos apoyos sociales como en el caso de las madres solteras, sector que ha sido atendido en las legislaciones a nivel federal para garantizar becas educativas, de alimentación y apoyos de salud a sus hijos.

Esta es la razón que motiva al Partido Verde a nivel nacional a destacar la importancia de que las familias donde solo existe la figura paterna tengan la garantía del acceso a la seguridad social.

Es indispensable establecer estos mecanismos para evitar violentar el principio de igualdad entre mujeres y hombres que se encuentra establecido en la Constitución Política y para sumar en pro del desarrollo de los niños, niñas y adolescentes de estos núcleos familiares.

Y es que, de acuerdo con estudios realizados por el Centro de Apoyo de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), en la actualidad las presiones que afrontan las familias monoparentales lideradas por un hombre pueden ir desde problemas por determinar la custodia, hasta repercusiones en el desempeño escolar de los menores a causa de la pérdida de alguno de los padres.

Cambiar esta situación para las familias está en nuestras manos, comenzando por evitar los juicios hacia los jefes de familia que en reiteradas ocasiones son considerados “no aptos” para cuidar de sus propios hijos o desde legislaciones locales donde el Estado brinde esa garantía de seguridad social y de derechos humanos.

“No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar amor de padre.”

Mateo Alemán

 

Comentarios