Savater y eso que llaman periodismo

Juan Manuel Badillo

El periodista de carrera, con formación y ética, no debe desaparecer, dijo el filosofo español Fernando Savater en el Encuentro Internacional de Periodismo que organizó el periódico El Universal para festejar un siglo de vida.

Incluso en el Internet, el reportero de oficio debe estar presente, en ese mundo de informaciones reales e irreales (esto último es mío), agregó el filósofo.

Que la búsqueda de la verdad es obligaciones de los profesionales de la información y que no debe ser una voz pasiva.

En el encuentro se dijo que el periodismo es necesario porque “necesitamos contarnos historias para soportar el peso de la vida”, agregó el escritor Juan Villoro.

“El periódico ha muerto, ¡Viva el periodismo!”, fue la frase bandera del encuentro en el Centro Cultural Tlatelolco, en ciudad de México.

Savater puso sobre la mesa el tema de la ética, pero también de la estética y recordó a los presentes que en ciertos momentos de la vida el periodismo ha sido y es “literatura bajo presión”.

Se infirió que no sólo es necesario escribir bien, sino también saber escribir con genio y creatividad, que entretener y seducir al lector debe ser un propósito.

Villoro, hombre que tiene la doble virtud de ser culto y divertido, habló de “La información atmosférica”, esa que llega de todos lados y no sabemos de dónde ni para qué.

Se citaron reflexiones sobre la velocidad del tiempo y que la eternidad de Platón, “ahora cambia más rápido”, dijo Villoro.

El escritor, hijo de filósofo, reflexionó sobre esa tecnología que “no va hacia adelante”, sino que recula, que va hacia tiempos y modos de antaño, como el viejo proverbio convertido en “tuit”.

El autor de esa frase maravilla convertida en título de libro, “Dios es redondo”, señaló al periodismo por oportunidad.

Villoro profetizó que las grandes historias estarán en la periferia de la “gran historia”, en todo aquello que no parece importante. “En esa espuma de las informaciones”.

Es como cuando vas al supermercado a comprar detergente para lavar tus calcetines y terminas comprando una lámpara de escritorio que no necesitas porque no tienes escritorio.

Que ahora se informa sin consultar hecho ni fuentes, sino “solamente cruzando datos de Internet que ni siquiera sabemos sin son reales”.

Savater, por su parte, destruyó esa famosa frase de que una imagen vale más que mil palabras. “Sin palabras simplemente no hay imagen, porque no se sabe qué es o para qué sirve” dijo.

Los pensadores explicaron que para navegar en Internet se requiere de intencionalidad y de método, que no por navegar mucho se amanece más temprano.

Los ponentes aclararon que la vida misma y el periodismo no había cambiado tanto desde el siglo XII, desde la aparición de la palabra escrita, casi, casi.

Explicaron que tenemos idea de que algo en los medios de comunicación cambió, que sabemos el por qué de esos cambios, pero no sabemos el cómo. 

Que tenemos la angustiante sensación de que algo empezó y que algo terminó, pero ni idea de lo que se trata.

En resumidas cuentas, en materia de periodismo y periodistas no sabemos dónde estamos parados. Que la certeza es que no hay certezas.

FIN

Comentarios