Desde 1981 a la fecha, el salario mínimo del trabajador mexicano ha perdido valor de su poder adquisitivo. De haberse indexado a la inflación, hoy el salario mínimo promedio sería de 206 pesos en vez de 67.29 pesos diarios (zona A) y 63.77 pesos diarios (zona B).

Actualmente, la Ley Federal del Trabajo, en su artículo 90, señala que el “salario mínimo es la cantidad menor que debe recibir en efectivo el trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo. El salario mínimo deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. Se considera de utilidad social el establecimiento de instituciones y medidas que protejan la capacidad adquisitiva del salario y faciliten el acceso de los trabajadores a la obtención de satisfactores”.

En las últimas décadas, el salario mínimo ha perdido su sentido constitucional original, que es el de proveer una vida digna a la familia del trabajador; para convertirse en un indicador estadístico, financiero o legal, que nada tiene que ver con las necesidades de las familias de los trabajadores.

En el PAN reconocemos al trabajador como persona. Su trabajo debe ser un medio para darse a sí mismo y a su familia la vida que le corresponde a cualquier persona, es por ello que como partido hemos abanderado una nueva lucha para el combate a la desigualdad y promoción de una mejor distribución del ingreso, a través del impulso de la consulta ciudadana: Salario Digno al Trabajador.

Como parte fundamental para esta consulta estaremos buscando el aval para la siguiente pregunta: ¿estás de acuerdo en que la Ley Federal del Trabajo establezca que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fije un nuevo salario mínimo que cubra todas las necesidades de una familia para garantizar al menos la línea de bienestar determinada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)?

Para que esta pregunta se someta a votación dentro de la elección federal del 2015 y sea vinculante, es decir, que los legisladores se obliguen a legislar en este sentido, es necesario reunir más de un millón 750 mil firmas en las próximas tres semanas. Para el caso de Querétaro, en el PAN nos hemos marcado como meta la obtención de 58 mil firmas; por lo que en días próximos saldremos a buscar el apoyo de los ciudadanos.

Lo que pretende esta consulta, es que la Comisión de Salarios Mínimos modifique el sueldo del trabajador y cubra la línea de bienestar que se recomienda por el Coneval, es decir; el salario del trabajador debe cubrir el valor total de la canasta alimentaria, así como de la no alimentaria por persona al mes.

El Coneval, contempla dentro de la canasta alimentaria indispensable para tener una nutrición adecuada: cereales, carne, pescado, queso, leche, huevos, frutas, aceite, verduras, leguminosas, azúcar, entre otros.

Mientras en la canasta no alimentaria menciona como necesidades básicas: el transporte público, limpieza y cuidados de la casa, cuidados personales, educación, cultura y recreación, comunicaciones y servicios para vehículos, así como vivienda y servicios de conservación, prendas de vestir, calzado y accesorios, cristalería, blancos y utensilios domésticos, cuidados de la salud, enseres domésticos y mantenimiento de la vivienda, además de los artículos de esparcimiento.

En Acción Nacional queremos un debate serio y profundo sobre la desigualdad social y de oportunidades en México. En el PAN lucharemos para que el trabajador obtenga un #SalarioDigno y así darle una estabilidad económica a las familias de los mexicanos.

Presidente del Comité Ejecutivo del PAN en Querétaro

Comentarios