Salario mínimo, a discusión

José Alfredo Botello Montes

Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. Los salarios mínimos profesionales se fijarán considerando, además, las condiciones de las distintas actividades económicas, así lo dicta el artículo 123 de nuestra Constitución.

Sin embargo, no es posible poder cumplir lo que establece este postulado constitucional cuando el salario mínimo en nuestro estado se ha establecido en 63.77 pesos, con lo cual queda muy lejano que un jefe de familia pueda satisfacer sus necesidades normales en el orden material, social y cultural, y para proveer educación obligatoria de los hijos.

Un estudio de la Facultad de Economía de la UNAM nos refiere que México es una fábrica de pobres donde el poder adquisitivo registró una caída de 77.79% de 1987 a 2014, por lo que una familia puede comprar sólo 34% de la canasta básica de productos recomendables con un salario mínimo.

La investigación a nivel nacional utilizó una canasta de 40 productos recomendables para la alimentación del mexicano elaborada por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, la cual tuvo un valor en los supermercados de 195.3 pesos, 186.3 pesos en mercados públicos y 172.4 pesos en tianguis o mercados sobre ruedas.

Con base en el salario mínimo de 67.29 pesos que se tiene en la zona “A”, los investigadores explicaron que la pérdida del poder adquisitivo para la canasta de productos recomendables cayó 63.25% hasta diciembre de 2006 y alcanzó una baja de 77.79% para abril de 2014, ya que el salario real tuvo caídas constantes y la canasta aumentó de valor.

“El salario mínimo diario para 2014 es de 67.29 pesos, sin embargo, el ingreso que se requiere para adquirir solamente los alimentos nutricionalmente recomendados —y que constituyen la canasta alimenticia recomendable— tendría que ser de 184.96 pesos por día; por tanto, habría que aumentar 117.67 pesos al salario mínimo diario”, señala la investigación.

El estudio señala además que los trabajadores podrán comprar cada vez menos debido a la política pública de contener y regular su pago con topes salariales de no más del 4% anual en promedio.

“El número de trabajadores que no logran comprar los alimentos que integran la canasta recomendable por ser insuficiente su ingreso son 10 millones 349 mil trabajadores para el año 2013, los cuales no rebasan los dos salarios mínimos diarios”, apunta el estudio.

Con la actual política salarial, el estudio prevé que el ingreso necesite 47 años para alcanzar una verdadera recuperación, es decir, sería en el año 2061 cuando el trabajador que gana un salario mínimo diario podrá comprar los alimentos de la canasta recomendable.

Por ello, para no esperar esos 47 años de que habla el estudio en comento, es que el PAN está promoviendo una “consulta popular” para que el 7 de junio de 2015 nos expresemos en favor o en contra de que se establezca como mínimo un salario como marca la Constitución.

El debate nacional se ha generado y hay quienes opinan la inconveniencia de ajustar el salario de una manera abrupta porque eso generaría inflación como antaño, y saldría contraproducente porque una vez que se anunciara un aumento de salario desproporcionado a lo que estamos acostumbrados ya, de inmediato se alzarían los productos nulificando con ello el aumento correspondiente.

Se deben estudiar las distintas alternativas entre las cuales se encuentra un aumento paulatino de salarios y no abrupto para que en efecto la economía no se colapse, pero por algo se debe empezar como han sido también las reformas estructurales en materia energética y de telecomunicaciones que fueron creadas para que tengamos más y mejores empleos.

El reto es mayúsculo, pero estoy seguro con el acuerdo y entendimiento de los factores de la producción de podrá salir adelante y poder resarcir el poder del salario de los trabajadores, no en los 47 años señalados en el estudio de la Facultad de Economía de la UNAM, sino acortar al máximo los tiempo, porque México y sus trabajadores no pueden esperar.

Diputado Federal y Consejero Nacional del PAN

Comentarios