Roles de la sociedad

Oscar Peralta Casares

Estimados Amigos, escribo esta columna desde Santa Fé de Bogotá en Colombia, a donde he sido invitado por el Diario La República al Foro Económico de la Red Panamericana de Periodismo Económico para hablar sobre la experiencia de Grupo GMI en esta región del continente y los beneficios que para nuestra empresa ha representado la Alianza del Pacífico conformada por México, Colombia, Perú y Chile.

Y estando aquí, en Colombia, un país que ha sido golpeado fuertemente por el crimen organizado  que a base de unidad ha logrado salir adelante, hago algunas reflexiones que quiero compartir con ustedes y que abordan desde mi perspectiva empresarial, un tema que actualmente nos lastimas y nos sorprende; me refiero a los hechos violentos, la corrupción y los retos de seguridad que hemos vivido en las últimas semanas.

A través de todos los fenómenos que están ocurriendo no solo en México, sino en todo el mundo, no podemos negar que  la sociedad civil es el principal actor de interés publico para los gobiernos, existen varios elementos que actualmente influyen para que así sea, destaco entre los más importantes a las redes sociales, que hemos comprobado que pueden influir positiva y negativamente en la imagen de las personas y gobiernos;  desde luego una mayor orientación de las personas a la asociación y por supuesto también, la gran cantidad de fundaciones y organizaciones no gubernamentales que con intereses particulares han surgido en los últimos años.

Todos estos fenómenos que menciono, están sucediendo en México, esto para mí es una buena noticia, pues demuestra que estamos en un proceso apertura que es indispensable y normal como parte de la madurez social que estamos alcanzando; lo que no es una buena noticia, es que no estemos mostrando unidad de cara a los problemas sociales que actualmente enfrentamos; por otro lado, es muy poca la propuesta, y en mi opinión la crítica, que es un ejercicio indispensable para hacernos mejores, cuando no va acompañada de propuestas se convierte en un ejercicio doloso que a la larga desvirtúa los ánimos de las personas y resta credibilidad a quien la ejerce.

No debemos desear el fracaso de nuestras instituciones, debemos de exigir resultados desde luego, pero siempre desde un punto de vista respetuoso, respetuosos de las personas, de las instituciones, de la infraestructura, del resto de los mexicanos; que nuestro derecho de manifestarnos no signifique coartar o limitar los derecho inherentes a las demás personas y menos que resulte en la desaceleración de la actividad económica.

Estimados amigos, nuestro país está en un momento importante en que debemos subirnos al tren del desarrollo, de utilizar positivamente las alianzas comerciales, de seguir buscando economías complementarias que nos permitan seguir generando desarrollo social y económico; nuestro país está en un momento clave en que todos debemos de estar enfocados en lograr la unidad social para estar mejor preparados  antes los retos mundiales que enfrentamos, a través de mejorar la educación, de hacer inversión, de generar empleo, de lograr ese circulo virtuoso al que estamos entrando, y para hacerlo, debemos de reconocer que necesitamos una ciudadanía madura que entienda su rol y que genere más propuesta y menos reclamos… pero también un gobierno abierto a recibir las criticas y la retroalimentación constructiva… y sobre todo, reconocer que debemos de sentar las bases para un México donde todos nos hagamos responsables de un mejor ambiente, de crear oportunidades, de impulsar la educación, de respetar las democracias.

 UBICATE! Si piensas a un año, planta una semilla; si piensas a 10 años, planta un árbol; si piensas a 100 años, educa a los niños.

Comentarios