Resucita, perdona y ama

Ángeles Ochoa

Estos días nos exhortan amorosamente a la reflexión, la contemplación y el anhelo perenne de mejorar nuestro ser, para buscar el trascender en el amor y el servicio.

“Y sucedió que, cuando acabó Jesús todos estos discursos, dijo a sus discípulos: Ya sabéis que dentro de dos días es la Pascua; y el Hijo del hombre va a ser entregado para ser crucificado. Entonces los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron en el palacio del Sumo Sacerdote, llamado  Caifás; y resolvieron prender a Jesús con engaño 
y darle muerte”. Evangelio según san Mateo, capítulo 26, versículos del 1 al 4.

Con un gran respeto, los saludo en este día santo. Sábado de Gloria. Días del calendario que nos exhortan amorosamente a la reflexión, la contemplación y el anhelo perenne de mejorar nuestro ser, para buscar el trascender en el amor y el servicio.

En respeto a mi casa editorial, que me brinda la oportunidad de publicar lo que a mis oídos llega, luego lo investigo y entrevisto, para finalmente compartir, menciono que la columna de hoy, como todas mis publicaciones, la asumo a título personal. No es que nada ni nadie me haya instado a hacerlo patente por este medio y líneas, que ahora usted lee, sólo sigo los protocolos del buen periodista, ya que al ser un tema más que religioso, espiritual lo que hoy expongo, prefiero mantener mi profesionalismo y dejar todo muy claro. Recordemos “cuentas claras y amistades largas”. Por ello, aclarado lo dicho, he de compartirles que si no asumiera este tema, lo consideraría una traición a mí misma y a mis convicciones, que se centran en el amor.

Entrando en materia, me pareció oportuno y coherente, haber iniciado mi aportación citando brevemente un capítulo y algunos versículos del Evangelio de Mateo, pues en materia social si trasladamos esta porción de la buena nueva, hemos podido ver que así como los valores existen, entre ellos la justicia, también aparece el diablo metiendo la cola, con los antivalores como la injusticia.

Dicho de otra forma, Jesucristo,  segunda persona de la Santísima Trinidad nos hizo un llamado a todos: “Amarnos los unos a los otros como el nos amó”, es decir hasta morir ofrendando su vida. 

Quienes conformamos y representamos de manera formal el apoyo al prójimo y lo hacemos con humildad, amor y haciendo nuestro mejor esfuerzo, estamos siguiendo las huellas del más grande profeta que han dado los tiempos y darán los venideros. Para algunos profeta, para muchos otros, el hijo de Dios. 

Y me atrevo a asumir este tema, con todo el respeto a las diferentes ideologías y profesiones de fe. No sin aclarar que si estudiamos todas las religiones y hacemos un cuadro comparativos de similitudes y diferencias, insisto, el amor a nuestro prójimo es la pieza inamovible. Dicho lo cual, espero estos días santos sirvan para recargar pilas y renovarnos con la resurrección, para desollar de nuestra piel la indiferencia, el egoísmo, la carencia de sonrisas y lo oscuro.

Asimismo, quiero comunicar que no hay nada más grande que el perdón, otro valor que Jesús nos enseñó. No tomar venganza, lo cual no es un símil de carácter débil, por el contrario, les digo, que quienes se dominan y contienten sus bajas pasiones, son capaces de parecer un bambú, es decir el árbol más fuerte en toda la naturaleza. Recordemos que “las cosas a Dios dejadas con bien vengadas”, así lo dice un proverbio. Y es cierto, no paguemos con la misma moneda, perdonemos y Dios nos ayudará a poner todo en orden. No queremos usurpar su lugar. Por eso es llamado el “justo juez”. 

Deseo que esta Pascua nos traiga a todos un deseo ardiente de servir al prójimo (lo agradezcan o no), en nosotros no debe quedar, ya que cada quien dará cuentas a Dios. Hago votos porque se endulcen los corazones y la mente de todos  para no aceptar ni dar cabida a las distracciones que nos alejen de las enseñanzas del ser maravilloso que resucitó.

No admitamos ser como el Judas traidor y que puedo apostar, jamás tuvo paz en su alma por haber traicionado vilmente a un ser tan maravilloso y bueno.

Espero esta información les ayude en su crecimiento personal y sepan que los respeto y aprecio. 

¡Que tengan feliz Pascua de Resurrección!

*Mtra. en Admon. Periodista y Presidenta de Fundación Arca, A.C. 
[email protected]
Twitter: @ochoa_a

Comentarios