¿Resentimientos o ignorancia en el cambio de la estatua de Colón?

Guillermo Tamborrel

Me parece que atrás de la decisión de cambiar la estatua de Cristóbal Colón que estaba en Av. Paseo de la Reforma por una escultura de la cabeza de una mujer indígena no solo hay un deseo de reconocer a la mujer y a la cultura indígena, creo que también hay una buena dosis de resentimientos e ignorancia de quienes somos las y los mexicanos, de que sangre corre por nuestras venas, de cual es nuestra verdadera identidad. 

Por supuesto que celebro que se le dé un lugar preferente a la mujer indígena. Aplaudo que mediante una gran escultura se reconozca su presencia y aporte, y desde hace siglos, en la construcción de lo que hoy es México. Coincido con el Sr. Presidente en cuanto a que una escultura así reconoce “la grandeza cultural  del México profundo, del México prehispánico..”. Es por ello que me gustaría que ese reconocimiento se reflejase, en el ámbito de la cultura, también en el descubrimiento y cuidado de nuestras zonas arqueológicas empezando por la del Templo Mayor que en el mismísimo zócalo y corazón de la patria se deteriora por la falta de mantenimiento.

Qué tan grande será la ignorancia o la incongruencia de este gobierno que no se dieron cuenta, o no les importo, que al quitar la estatua de Cristóbal Colón también quitaron la de Fray Bartolomé de las Casas quien paradójicamente fue el gran defensor de los indígenas. 

Sin embargo y no obstante lo anteriormente señalado lamento el cambio de la estatua por la escultura, lamento que para reconocer a la mujer indígena se denigre nuestro origen y nuestra identidad ya mestiza. No podemos negar que en las venas de la gran mayoría de las y los mexicanos corre sangre indígena y también europea, tampoco que la mayoría profesamos la fe católica que nos trajeron los ahora españoles, no podemos negar nuestro idioma ni tampoco nuestras costumbres y tradiciones que se gestaron durante la época colonial y que son las que hoy nos dan identidad.  Qué lamentable es que el actual gobierno no tuviese la creatividad para reconocer y honrar las dos grandes raíces de las cuales surgimos, la indígena y también la hoy española.

Fuente de los Deseos: Ojalá el Presidente, su gabinete y la Jefa de Gobierno lleguen a aceptar que las y los mexicanos estamos orgullosos de ser quienes somos y que no queremos que nos amputen origen alguno. Ojalá entiendan que para reconocer la valía de una de nuestras raíces no es necesario denigrar a la otra. 

Comisionado del CECA

Comentarios