Reporte anual 2015

Luis Vázquez Villalón

Los líderes empresariales tienen siempre la costumbre de emitir a sus inversionistas un reporte anual donde describan los avances de la organización durante ese año.

Si bien yo no represento a ninguna empresa en particular (no aún), ustedes estimados lectores sí me han concedido el honor de ser mis inversionistas destinándome una fracción de su tiempo cada semana y por tanto, siento la obligación de comentarles los avances y retrocesos vividos durante este 2015 y lo que desprendo de ellos.

En el 2001, en su reporte anual a inversionistas, el fundador de amazon.com, Jeff Bezos escribió: “Auch, ha sido un año brutal” y efectivamente, en ese año su empresa había perdido 1.4 billones de dólares.

Afortunadamente, no tengo nada similar a esa cifra lo que hace imposible que la pierda, pero aún así, esas palabras son las que mejor encajan a este reporte, ha sido un año brutal.

• La amistad: este fue uno de los temas que más han marcado los años 2014 y 2015 para mí. Creo que pude vivir ambos lados de la moneda, lo que me permite saber lo valiosa que es cuando es sincera y lo perniciosa que es cuando se deriva de casualidad, interés, sometimiento o subordinación.

Supongo que el aprendizaje en este rubro es: aléjate de las amistades interesadas y negativas lo antes posible (mucho antes de lo que yo lo hice) o será una verdadera tormenta borrar las manchas que dejan. La otra es que los verdaderos amigos se quedan a pesar de la tormenta.

El entorno social puede ser muy árido pero el aislamiento está lejos de ser la respuesta. Creo que lo mejor y más difícil es darle a cada quien su lugar, hay amigos entrañables en quienes puedes confiar planes y ambiciones, hay con quienes pasas tiempo por su habilidad para hacer reír y hay a quien solo se saluda amigablemente.

• Peligros en la información: el Dr. Gilberto ya me había advertido indirectamente de este punto, supongo que había que vivirlo. Hoy todos, y los jóvenes en especial, nos encontramos rodeados de cantidades muy grandes de información, tristemente gran parte de ella no viene de fuentes suficientemente confiables y sólo sirve para confundir a las ya de por si aturdidas mentes. Profundizaré más sobre este tema en los días por venir.

• Volar lejos y no poder aterrizar: leer algunos de los clásicos de filosofía o administración hace más fácil que se dilucide la estructura de los sistemas y macro-estructuras que funcionan. Consumir información de la red da elementos actuales con los cuales llenar esas estructuras del momento en el vivimos. Esto lleva a una variedad muy amplia de ideas gigantescas que son muy difíciles de aplicar en el momento. La información te permite ver lejos, y a veces la actualidad es muy fea como para querer aterrizar en ella, pero es necesario, debemos volver de los viajes filosóficos y de las ideas revolucionarias a la tierra de todos los días, a arar lo que algún día se convertirá en lo que acabamos de soñar.

Sé que muchos de ustedes, amables lectores, tienen más experiencias que yo, un joven de 20 años, y podrían, sin duda alguna, darme muchas más lecciones de las que plasmé aquí. Sin embargo, mantengo la esperanza de que con estos “descubrimientos” alguien que no haya aprendido todavía lo pueda hacer en cabeza ajena y no tenga que pasar por las vicisitudes que me llevaron a estas conclusiones.

Este año pensé grande, el próximo me dispongo a aplicar pequeño, para progresivamente alcanzar a mi propia imaginación.

De verdad espero que a alguien le sirva. ¡Gracias!

Luis Vázquez Villalón

Estudiante de la Facultad de Contaduría de la UAQ. @lui_uni

 

Comentarios