En muchas ocasiones durante este camino por el periodismo deportivo me he enfrentado a personas que me cuestionan sobre la verdadera importancia que tiene el futbol –o cualquier otro deporte- dentro de la vida ajetreada y acelerada de la economía, la salud, la educación y cualquier otro tema de verdadera importancia. Mi respuesta ante tal pregunta siempre es la misma:

Bien dicen por ahí que el futbol es lo más importante de lo menos importante. Y sí, quizá todos los aspectos de la vida cotidiana son mucho más preocupantes que el marcador de un partido de futbol, sin embargo, es en los pequeños detalles-quizá los más mínimos- en los que se refleja el funcionamiento del resto de las cosas.

Lo ocurrido el pasado miércoles en la Copa Oro de la CONCACAF, específicamente en el cotejo entre la selección mexicana y el combinado de Panamá, me llenó de una profunda tristeza y decepción. Y es que en algún momento de la vida México se orgulleció de ser el gran “gigante” de la zona, sin embargo, poco y nada queda de ese mote hoy por hoy.

Pero más allá de observar con tristeza como selecciones –sin querer menosprecia ni mucho menos, de ‘menor’ nivel hacían sufrir en la cancha a la escuadra de Miguel Herrera; me llenó de frustración y coraje observar como el arbitraje regaló de una manera descarada el pase a la final a la selección de mi país.

Y es que hablar de estos temas no conlleva forzosamente  trastocar el nacionalismo o el amor por el país que me vio nacer, es simple y sencillamente hablar de justicia, de valores y de mero “fair play”. Es aquí donde toma importancia los primeros párrafos del presente, pues, el futbol –siendo un simple deporte que nada tiene que ver con los verdaderos problemas del país aparentemente- se convierte en un reflejo desgarrador de lo que sucede en nuestro país en todos los aspectos.

Los pupilos de Miguel Herrera simplemente no merecen estar en la final; ni siquiera merecían haber jugado la semifinal, pues habrá que recordar que se clasificaron a esa instancia también con un penal regalado ante Costa Rica. Y si de justicia se trataba, debimos ser eliminados de la competición, tal como lo fue Estados Unidos ante Jamaica

Mucho gusto da haber podido observar el pase histórico de Jamaica a la final de la Copa Oro, pues si a alguien le conviene que el nivel futbolístico de la zona crezca es precisamente a México.

MOMENTO AGRIDULCE

Mientras ocurría el bochornoso momento de la selección, Tigres ponía en alto el nombre de México en la sultana del norte, cuando se convirtió en el segundo rival en la histórica en eliminar al ‘Inter’ en instancias de semifinales.

Evidentemente Tigres se perfila como uno de los candidatos más fuertes al título del futbol mexicano, luego de reforzarse de gran manera con jugadores de alto nivel como Jurgen Damm, canterano del Pachuca que fue la bomba en el pasado Draft, Javier Aquino, Gignac, entre otros…

De alguna manera, el triunfo de Tigres en una competencia tan complicada para los mexicanos, como lo es la Copa Libertadores, sería un envión anímico importante, sobre todo para el crecimiento del futbol nacional.

TIEMPO AGREGADO: Luego de varias semanas de receso, finalmente regresa la Liga Mx. Gallos jugará ante Atlas en la primera jornada en Guadalajara a puerta cerrada, pues el Jalisco cumplirá una sanción de veto.

Comentarios