“Recuperar” la paz: problemas conceptuales

Mauricio Meschoulam

La paz tiene un lado negativo, que consiste en la ausencia de violencia y la ausencia de miedo a la violencia, y otro ángulo positivo, aquellos factores que le constituyen o la facilitan.

Pasa que algunos políticos tienen noción de determinados conceptos aunque no siempre los entienden. En el debate, Anaya esbozó una idea de lo que es la paz: “La paz es mucho más que ausencia de conflicto”. La cuestión es que un estado de paz no implica la ausencia de conflicto. El conflicto es natural. Sin embargo, las sociedades más pacíficas desarrollan mecanismos no violentos para procesar los conflictos. Ahora bien, es verdad que la paz es mucho más que la ausencia de conflicto violento, una idea más cercana, quizás, a la de Anaya, salvo que poco después repitió lo de siempre: “Vamos a recuperar la paz”, lo que exhibe un débil entendimiento, pues supone que antes la violencia era menor y entonces vivíamos circunstancias de “paz”.

La paz tiene un lado negativo, que consiste en la ausencia de violencia y la ausencia de miedo a la violencia, y otro ángulo positivo, aquellos factores que le constituyen o la facilitan. Condensando esos conceptos, el Instituto para la Economía y la Paz describe 8 “las columnas de la paz”: (1) gobiernos que funcionan adecuadamente, (2) distribución equitativa de recursos, (3) el flujo libre de información, (4) un ambiente sano y propicio para negocios y empresas, (5) un alto nivel de capital humano (6) la aceptación de los derechos de otras personas, (7) bajos niveles de corrupción y (8) buenas relaciones entre vecinos.

La clave está en enriquecer cómo entendemos el tema. Superar la conversación de cómo reducir las violencias por una que se enfoque en construir una paz positiva desde la raíz. La idea es no mirar estos pilares de manera aislada, sino como parte de una gran construcción.

Una mejor comprensión de estos conceptos nos permite dibujar mapas de acción en cuanto a política gubernamental y de manera colaborativa, en cuanto a acciones locales, estatales y federales, en los sectores público, privado, social, en la academia, en los medios y entre todos los actores de la sociedad. Hay casos internacionales que demuestran que ciertos avances en algunos de esos aspectos pueden arrojar resultados inmediatos. No hay forma de “recuperar” condiciones sociales que no hemos tenido. La paz necesita ser construida. Y porque nos va a tomar mucho tiempo lograrlo, vale más que la entendamos y la planteemos mucho mejor que ahora.

Analista internacional. @maurimm

Comentarios