Recorrer para conocer (I)

La terapia y los cuidados de su esposa dieron resultados, gracias a esto el Dr. Jorge pudo volver a caminar. Historias como ésta dejan ver el gran amor que Estelita y el doctor Jorge se tienen
23/05/2019
05:11
-A +A

La semana pasada visité algunas colonias y comunidades de la delegación Santa Rosa Jáuregui y sin duda es una de las zonas donde mejor nos reciben; desayuné con mujeres que dan vida al CONAFE (Consejo Nacional de Fomento Educativo), pasamos un rato agradable con mujeres de San José Buenavista y para finalizar, tuve la fortuna de conocer al Dr. Jorge Rosas, quien nos invitó a su casa, ubicada en el mero centro de esta cabecera delegacional. Nos recibió Estelita, su esposa, el Dr. Jorge aun no llegaba, estaba en su consultorio atendiendo algunos pacientes, pero Estelita se encargó de ponernos en contexto, es una mujer muy activa y agradable, más de una vez nos sacó una carcajada. Mientras platicaba con nosotros le llamaba por teléfono a su esposo para avisarle que ya habíamos llegado; nos recibió con una deliciosa agua de pepino con limón, bien fría, nos cayó de maravilla, el calor estaba insoportable.

Antes de que el Dr. Jorge llegara, Estelita nos contó varias anécdotas, de como el Dr. Jorge estuvo en cama varios meses a causa de un padecimiento en la columna vertebral provocado por uno de sus pacientes; nos cuenta que en una ocasión alguien tocó el timbre de su casa y el Dr. acudió al llamado, al abrir vio de frente a una persona bastante robusta que traía varias laceraciones de gravedad, acto seguido se desvaneció; el Dr. para evitar que el lacerado cayese al suelo; lo abrazó, pero el gran tamaño del hombre hizo que ambos se derrumbaran; después de este suceso su columna sufrió bastante, al grado de quedar completamente inmóvil por meses. La terapia y los cuidados de su esposa dieron resultados, gracias a esto el Dr. Jorge pudo volver a caminar. Historias como ésta dejan ver el gran amor que Estelita y el doctor Jorge se tienen.

Antes de que llegara el Dr., Estelita nos contó que ha padecido de todo, ha sido una vida llena de retos; uno de tantos, el glaucoma, se apoderó casi por completo de su vista, pero esto no ha sido impedimento para que el doctor siga atendiendo a sus pacientes, que no son pocos, es conocido en todo Santa Rosa. Más tarde él nos contaría que conoce todas las comunidades de esta delegación y es probable que casi en todas tenga ahijados. Pasado un rato llegó Gina, fruto del matrimonio de estas maravillosas personas; uno a uno nos fue saludando. También es doctora, se sentó con nosotros y nos estuvo contando la serie de complicaciones y abusos que los doctores sufren a lo largo de su internado, hizo su residencia en la CDMX, nos contó los momentos de pánico durante y después del terremoto del 19 de Septiembre de 2017 y como poco a poco fue aprendiendo a esquivar los peligros de la ciudad y de la vida misma.

Estelita llamó nuevamente al Dr. y este llegó pasado un instante breve, es un hombre amable, nos saludó a todos uno por uno, poco antes de su llegada se incorporó a la mesa Jorgito, hermano de Gina. Estelita dijo que nos había preparado ¨carne en su jugo” no pude generar una imagen mental del platillo pero el sabor me dejó encantada. Comenzaron a circular los platos con carne desmenuzada en pedazos pequeños acompañada de frijoles, después de que tuve un plato servido frente a mí, alguien de mi equipo me miró fijamente con cara de sorpresa, como si por un momento dudase de mi capacidad para terminar todo, y como no hacerlo si estaba más que delicioso. Estuvimos conversando por poco más de dos horas, disfruté mucho de todas las anécdotas que el Dr. nos contó. Es un hombre culto y ameno. Quise quedarme más tiempo, algo tiene la casa de la familia Rosas que uno no quisiera irse, quedaron muchos temas pendientes. Nos cuenta que es apartidista pero yo lo veo más político y comprometido con la gente que muchos, la charla me permitió conocer en una línea del tiempo los principales problemas que hoy aquejan a Santa Rosa Jáuregui, saber esto es indispensable para comprender su realidad, pero sobre todo; para poder buscar una solución, de ahí nace el “Recorrer para Conocer” no se puede representar a quien no conoce.

 

Diputada federal del PRI

 

 

Comentarios