Raja política

Muchos hay que en la desgracia

la fortuna creen mirar.

La verdad no caen en gracia

en su cínico actuar.

 

Atizarle, pero duro

sin tener un argumento,

es señal de ser un puro

y grandísimo jumento.

Un azul a hurtadillas

se ha subido ya a este tren.

Quiere sólo pesadillas

y jalar agua a su dren.

Es pequeño de criterio

pero grande en su “tontez”.

Se merece un improperio

al derecho y al revés.

La política es un arte

y no todos son muy duchos.

Es posible acalambrarte...

de estos tontos aún hay muchos.

Periodista

 

Comentarios