¿Quién manda en el Morena queretano?

Fernando Paniagua

En esta entrega podría, estimado lector, estimada lectora, abordar el debate entre los 10 candidatos al gobierno estatal, celebrado el jueves por la tarde; sin embargo, creo que vale poco la pena, no por lo que dijeron los aspirantes, sino por lo que no dijeron. 

Así pues, he decidido abordar este tópico hasta que se concrete el segundo encuentro entre los suspirantes a la silla principal del Palacio de la Corregidora, cuando, espero, mejore el panorama.

Por lo pronto sólo diré que quienes realmente brillaron, fueron las moderadoras, pusieron en su lugar a quienes quisieron brincarse las reglas. Bien por Lucero Guerrero y Claudia Ivonne Hernández; bien, también, por el IEEQ. Lograron un formato menos acartonado. Imposible hacerlo ameno con 10 candidatos. Hasta aquí mis consideraciones del debate.

Por otra parte, finalmente el hilo morenista se rompió por lo más delgado y evidente. La dirigencia nacional ya no aguantó más y decidió remover a Jesús Méndez Aguilar de la ‘presidencia interina’ que ostentaba desde 2019 cuando Carlos Peñafiel se fue de embajador a República Dominicana. ¡Cómo lo debe extrañar más de uno!

Llegó el diputado local, Mauricio Ruiz Olaes, mediante la figura de delegado nacional en funciones de presidente y Chucho Méndez regresa a su encargo de Secretario General del partido en el estado.

Este ajuste deja claras las fuerzas al interior de Morena pues Mauricio Ruiz es un alfil de Santiago Nieto Castillo, 
la figura queretana con mayor altura en la estructura cuatroteísta. 

Mauricio Ruiz no tiene una buena relación con Celia Maya, quien pierde poder con la llegada del legislador local, quien, además, es un cuadro muy cercano a Mario Delgado, dirigente del CEN morenista.

El enroque manda la señal de que Morena habría dado por perdida la contienda en el estado y le apostaría todo a la capital para ver si les alcanza o, cuando menos, estructurar una oposición fuerte en una administración estatal encabezada por Mauricio Kuri y, con miras a la elección intermedia estatal de 2024, y con tres años para preparar una nueva candidatura, lanzar nuevamente a Maximiliano García.

Así pues, Morena Querétaro sigue sin consolidarse como partido, se mantiene como un conglomerado de grupos que apenas comienza su construcción partidista. Y en esa amalgama de fuerzas políticas hoy, en Querétaro, mandan dos: Santiago Nieto y Mario Delgado. 

Ambos lograron desplazar totalmente al coordinador senatorial morenista, Ricardo Monreal, quien se quedó chiflando en la loma con su delfín, Juan José Jiménez Yáñez, ese que ignora que los cargos de elección popular son irrenunciables y que el gobernador de Querétaro ya no tiene fuero.

Ese personaje que aspiraba a ser candidato a gobernador, fue senador un ratito y que terminó como vocero de la candidata a gobernadora. ¡Una carrera meteórica sin duda! ¡Les digo!

El último párrafo. Fue notoria la incomodidad de la candidata morenista, Celia Maya, cuando los periodistas preguntaron por el cambio de una palabra en su perfil de Twitter, de “doctora” a “doctoranda” en Derecho, como lo dio a conocer oportunamente el portal informativo www.elqueretano.info  Qué piel tan delicada. ¡Digo!

 

 

Quejas dudas y comentarios: @Paniagua_Fdo

Comentarios