Quien los compare y minimice es un estúpido o un acomplejado

Gerardo Velázquez de León

Podrán caerle bien o mal, pero lo que han hecho Ronaldo y Messi, no lo logrará nadie más. Han hecho que el Real Madrid vs Barcelona sea el clásico del mundo.

Seguramente no ganarán una Copa del Mundo, pero no importa. Nada les hará desmerecer en sus carreras, las más brillantes en la historia del futbol. Podrán decir los románticos, los viejos periodistas y aficionados, que ningún futbolista ha llegado al nivel de Pelé, Johan Cruyff o Diego Maradona. Nunca estaré de acuerdo con esta absurda y trillada discusión de quién es el más grande de todos los tiempos. 

Somos afortunados, privilegiados por ver semana a semana, competencia tras competencia, a los dos futbolistas más dominantes de la historia: Leo Messi y Cristiano Ronaldo son lo mejor que el futbol ha entregado al mundo, inútil ponerlos a competir, ya que ambos son extraordinarios, espeluznantemente buenos, líderes, y sobre todo, ganadores. 

Messi tiene 30 títulos con el Barcelona, único club en su carrera profesional: Ocho de la Liga de España, siete de la Supercopa de España, cinco de la Copa del Rey, tres de la Supercopa de Europa, tres del Mundial de Clubes y cuatro, si cuatro de Champions League. A esto sumemos cinco Balones de Oro.

Ronaldo, quien aprendió a trascender en los partidos vitales y los otros a usarlos para romper récords, tiene con el Real Madrid 15 títulos: dos de Liga de España, dos de la Copa del Rey, dos de la Supercopa de España, tres de la Supercopa de Europa, tres del Mundial de Clubes y tres de Champions League. Pero el portugués tiene un total de 26 títulos sumando en donde ha jugado. Con el Sporting de Lisboa ganó 1 SuperCopa de Portugal y con el Manchester United consiguió tres veces el título de la Premier, dos veces la Community Shield, mismo número de títulos de la Copa de la Liga, y una FA CUP, un Mundial de Clubes y una Champions League. Con su selección, es el actual campeón de Europa.

El gol que hizo ayer Ronaldo contra Juventus es una muestra de lo que un futbolista puede lograr si vive cien por ciento para su profesión. Es sobrehumano, como lo es Messi, a quien nadie puede minimizar porque con la selección mayor de Argentina no tiene un solo título cuando su carrera es la más espectacular de la historia, porque a diferencia de Pelé y Maradona, la constancia del jugador del Barcelona es indiscutible. 

Messi es catalán, porque ahí lo valoran. En su país lo sobajan los acomplejados; escuchar de César Luis Menotti que nunca será como Maradona hasta que gane un Mundial, es un concepto erróneo, emergido de una lengua viperina.

Podrán caerle bien o mal, pero lo que han hecho estos dos, no lo logrará nadie más. Ronaldo y Messi han hecho que el Real Madrid vs Barcelona sea el clásico del mundo, que no es poca cosa. Esperemos avancen hasta la final de Champions, sería inigualable en un año mundialista poder ver a estos dos equipos luchando por una copa europea. Es más, tendría más interés que Rusia 2018. 

Comentarios