Querétaro y sus gobernantes

14/08/2019
06:08
-A +A

“Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.” Voltaire.

 

 

Desde don Rafael Camacho Guzmán (1979-1985) hasta el actual, he conocido personalmente a todos los gobernadores. Con don Rafael, tuve la suerte de sentarme en la sala de la Casa de Gobierno, fumarme uno de sus puros y dialogar, cuando el suscrito fue presidente fundador del Colegio Alemán en la entidad. Hombre de una sola palabra; recio, franco y de humilde origen, no fue muy bien recibido por los apellidos queretanos de abolengo y por haber insistido en aparecer en la fotografía oficial con lentes oscuros, cabello largo “envaselinado” y por depositar una de sus manos en el trasero de una señora de alta sociedad a la entrada de una corrida de toros en la Plaza Santa María; empero ha sido uno de los mejores gobernadores de Querétaro. Mucho hizo por las poblaciones de la sierra, remodelación de casas viejas en el centro de la ciudad y por establecer la costumbre de no dejar entrar al estado centrales sindicales nacionales y ajenas al mismo. Él fue líder sindical de la CTM y muy cercano a don Fidel Velázquez.

Le siguió Mariano Palacios Alcocer (1985-1991), hombre de una inteligencia y cultura admirables, aun cuando todavía no sé de cierto si es más grande aquella que su riqueza que, se dice, se cuenta y se rumora, posee él y su extensa familia. También hasta hoy en día, ignoro si la orden de meterme a la cárcel (cuestiones políticas tú sabes. Venganza por ganar algunos amparos en contra del alto costo del agua para las empresas en San Juan del Río), salió de su despacho o de la Secretaría General de Gobierno. Obvio, ya no me interesa.

Siguió don Enrique Burgos García (1991-1997) excelente constitucionalista y fina persona, quien tuvo la gentileza de nombrarme su asesor en Derecho del Trabajo. Amigo del pueblo, sencillo y culto. Entregó el poder al PAN con Ignacio Loyola Vera (1997-2003), quien se moría de temor en el Jardín Zenea, al conocer “su triunfo”, tan es así que, otro panista, tuvo que comenzar a hablar sobre el resultado electoral. Loyola tuvo la deferencia de advertirme del riesgo verdadero que el suscrito corría al asesorar a un grupo de transportistas urbanos. Le siguió otro panista (2003-2009) Francisco Garrido con quien contendí desde un desaparecido partido político que fundé y siempre me mantuve lejos de él. Paco le entregó el poder al PRI, a través de Pepe Calzada Rovirosa (2009-2015), quien no cruza por sus mejores momentos y no es difícil que se refugie con Alejandro Moreno en el PRI nacional. Calzada le devolvió la gubernatura al PAN, con Pancho Domínguez, a quien he visto personalmente en dos ocasiones y exactamente ocho días antes de las elecciones, primero a la Presidencia Municipal y después a la gubernatura. Estoy seguro de que Pancho lo recuerda. Pero, ¿por qué todo lo anterior? La respuesta es sencilla; salvo don Rafael Camacho Guzmán y Paco Garrido, todos los demás gobernadores han emergido de familias de abolengo de Querétaro; es decir, tres son las familias que gobiernan, una verdadera plutocracia si tienes dudas, acude a sus árboles genealógicos. Basta recordar sus apellidos y ahora, notar nuevos fraccionamientos, edificios, conjuntos enormes de naves industriales, ranchos, casas de descanso y ninguno de ellos, sí, ninguno de ellos se ha caracterizado por ser un verdadero estadista. Cierto también, todos los nombrados, algo bueno han dejado; pero ¿y lo que se han llevado? Esto no es privativo del estado, empero no es justificación. Ahora, Pancho quiere dejar el poder a Mauricio Kuri quien no cruza por su mejor momento y el ahora gobernador no tiene una segunda opción, y esto en política, puede resultar contraproducente. Por lo tanto, estoy cierto de que coincidirás conmigo en que: La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.

Desde luego amigo lector, tú tienes una mejor opinión.

 

Especialista en Derecho del Trabajo y Seguridad Social, por la Universidad de Salamanca, España, Certificado por el Notariado de la Unión Europea.

Especialista en Derecho del Trabajo y Seguridad Social
Correo electrónico: [email protected]

 

 

Comentarios